English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Mi Tesoro
 

Ensayos sobre el Principio/Mi Tesoro


Mi Tesoro

El Espíritu Santo llamado Kayr me sugirió que presentara a los lectores el siguiente pensamiento:

Para alguien, su tesoro es el dinero, bienes raíces, automóviles, tierras, otras personas, incluidos cónyuges, etc.

Pero para un verdadero monje o monja, su Tesoro es Dios.

¡Tal persona —como resultado de comprometidos esfuerzos espirituales apropiados— busca abrazar a su amado Dios —y se disuelve en Él—!

* * *

Este pensamiento coincide con las palabras de Jesús: «Donde está tu tesoro, allí también estará tu corazón» (Lucas 12:34).

Y no debe entenderse alegóricamente, sino literalmente: uno debería buscar ubicarse a sí mismo —como un corazón espiritual desarrollado— en la Conciencia Primordial, la Cual se ha convertido para uno en el más Elevado Tesoro.

Tal aspiración apunta a encontrar y dominar las formas de acercamiento con la Conciencia Primordial en la cualidad de la propia-alma, también en la cognición de Él y la Unión —al final— con Él.

Pero en vías de realizar lo que se ha dicho, uno debe tener conocimiento de lo que es Dios, dónde y cómo buscarle.

Puede familiarizarse con información exhaustiva sobre esto en nuestros libros.

* * *

Sí, es muy importante para un buscador espiritual el tener suficiente información sobre su Objetivo en el Camino espiritual. Este Objetivo es Dios en el Aspecto de la Conciencia Primordial (el Creador, Dios-el-Padre, Alá, Tao, Ishvara, Jehová, Rod, Svarog, —estos son los diferentes nombres en diferentes idiomas para Un Dios—).

Si uno no tiene este Objetivo —se está condenado a vagar—, por la confusión existente de varios conceptos pseudoreligiosos, a veces muy peligrosos e incluso obviamente dañinos. Mencioné muchos de esos ejemplos en mis libros.

Una alternativa para Dios como un verdadero Objetivo —es el egocentrismo propio—.

Por ejemplo, mi médico familiar argumentó que todos somos un «sistema cerrado» y por lo tanto, es necesario perfeccionarse a uno mismo solo dentro del propio cuerpo...

Él murió en este «sistema cerrado» de cáncer cerebral...

Sobre la base de tal cosmovisión, místicos miserables tratan de aislarse a sí mismos en todos los sentidos —de la influencia de cualesquiera seres encarnados y no encarnados—...

¡Aquí está —el cien por ciento del egocentrismo, que se opone al Dios-Centrismo—!

¡Y para Dios —tales pupilos, claramente, son inútiles—! ¡Él necesita de entre nosotros, quienes no sepan cómo odiar, irritarse, tener miedo —sino que sepan amar, es decir, den su amor—!

¿Qué más, además del autoaislamiento, buscan los esotéricos-egocéntricos? Esto es —primero que todo— el «poder personal». Esto significa, principalmente, la habilidad para dominar psico-energéticamente a otras personas, a subordinarlas a uno mismo, a «vencer» en cualquier situación de conflicto. Y la práctica muestra que, cuanto más brusca es la energía de tal alma, mayor «éxito» puede lograr tal persona-diablo en una sociedad sin espíritu.

Así la gente se condena a sí misma al infierno.

* * *

Es tan fácil de entender: la rudeza del alma (que es expresada en el predominio en concreto de las emociones groseras) es el camino al infierno, mientras que la ternura sutil, el afecto, la voluntad de dar pero no de arrastrar hacia uno mismo —son propiedades paradisíacas, que conducen al paraíso y revelan la vía hacia la Morada del Creador—.

Esto es lo que Dios enseñó y enseña a través de Jesucristo, Aquellos Mesías Quienes se encarnaron antes y después de Él, y a través de todos los Espíritus Santos.

¡La verdad es «apartarse del mal» (Romanos 12:9) —y abrirse uno mismo a Dios—! ¡Solamente en este caso, es posible conocerle y fundirse con Él!

¡Esto es logrado a través del desarrollo en uno mismo de la capacidad de amar!

¡Aprende a amar sinceramente todo lo bello en la Creación y luego toda la Creación como un todo, domina a través de esto la capacidad de amar emocionalmente —y entonces serás capaz de aprender a amar al Creador—, Quien te permitirá acercarte a Él, conocerle y fundirte con Él!

* * *

Pero hay entre las personas aquellos quienes desean vivir no de acuerdo con las Enseñanzas de Dios, sino en su propia opinión viciosa, cultivando el crudo «poder personal» en sí mismos...

Hay variantes para enseñar tal «ciencia» diabólica... Uno puede imaginar una imagen donde las creaturas del infierno gritan: «¡Vengan a nosotros a aprender, les salvaremos!».

... No puede haber personas con inteligencia avanzada entre las creaturas del infierno. Y aquellos quienes son llamados estúpidos —pueden comportarse muy agresivamente—. Estos son llamados primitivos agresivos.

Por ejemplo, uno de ellos, un líder fascista y asesino maníaco hace varios años proclamó la «verdad» de que la palabra Dios (en ruso —Бог—) significa «Habrá solo Una Cabeza» (en ruso —«Будет Одна Голова»—)... Uno puede brillantemente imaginar a un idiota feliz, completamente envuelto en dicha debido a la posesión de este «conocimiento superior»...

Pero tales idiotas en realidad nos rodean a montones...

Otro ejemplo. El médico y compañero del recién mencionado primitivo agresivo, se ha desarrollado a sí mismo hasta un poderoso diablo encarnado. Y éste no se avergonzaba de publicar su foto en internet: una desagradable mirada punzante y esclavizante, capaz de hundir en el infierno a cualquier alma débil...

... Mucha gente en nuestro país* mezcla las nociones de espiritualidad y poder. Se vuelven admiradores de ese «poder personal» que las personas-diablos poseen. ¡Éstos consideran tal poder... como una indicación de espiritualidad! Y luchan por recibir «bendiciones» de tales «diablos en la carne», acuden a ellos como pupilos, pagando dinero por su completo fatal fracaso propio...

... La fuerza del alma en el Camino espiritual es necesaria. ¡Pero debe ser fuerza en sutileza —una sutileza de conciencia—! Ésta —en la práctica— es aproximadamente proporcional al tamaño de un alma concreta.

... El recién mencionado médico durante muchos años condujo cursos, enseñando miedo místico y formas de «repeler ataques de seres oscuros». Para esto, era necesario volverse aún más fuerte en odio —en relación a esos «seres»—...

Tales «cursos» debían inevitablemente conducir al desarrollo de la psicopatología entre los seguidores —del tipo esquizofrenia—. Pero él justificaba que la causa de esos desórdenes mentales residía en sus víctimas con las palabras... estaban bajo la influencia de Antonov, quien «abrió» sus «caparazones protectores»... Él puso mucho esfuerzo en dañar la actividad que yo estaba haciendo bajo la guía de Dios.

Yo noto que para todos esos monstruos, Dios no era la Realidad Suprema, sino solo una «forma de hablar». Ellos no sospechaban que estaban cometiendo sus crímenes a la Vista de Dios y en consecuencia construyeron sus destinos para el futuro. Dios no fue aceptado por ellos en su visión del mundo.

... Otro miembro de esa compañía, quien se llamaba a sí mismo un sanador y al mismo tiempo practicó rodear su cuerpo con creaturas del infierno «enojadas», se ha convertido en un pseudo-sanador patógeno: solo hablar con él era suficiente para enfermarse...

Éste fue apuñalado hasta la muerte en el baño de su propio departamento —probablemente por una víctima de su «sanación», o por alguno de sus parientes o amigos—.

¡Todos estos y otros miembros de esa «pandilla esotérica» \x{200b}\x{200b}lucharon contra mí por décadas: me difamaron públicamente, me condenaron por predicar las Enseñanzas de Dios! Mi asesinato y los subsecuentes intentos de represalia —fueron todas acciones de la misma pandilla—.

No continuaré hablando sobre sus otros crímenes. Y no nombraré la organización para la cual ellos «trabajaban». ¡No tiene sentido el provocar primitivos agresivos, es mejor no mirarlos en absoluto —y continuar haciendo tu propia acción, encomendada por Dios—!

¡Y no respondí y no respondo con odio —a su odio y actos sucios—! Por el contrario, les estoy agradecido: ellos fueron —como una de las Manos de Dios— con la Cual Él me condujo, forzándome a percibir cada día de vida en el cuerpo en la Tierra como, quizás, el último. Y, después de todo, como resultado, ¡logré hacer mucho para las personas y para Dios!

* * *

Sí, existen seres del infierno no encarnados y encarnados. Y a veces Dios los usa para crear «problemas» para aquellas personas encarnadas que no prestan atención a Sus Instrucciones. ¿El sentido? —hacer que esas personas se detengan en su camino y piensen sobre cómo prevenir sus acciones indeseables funestas—.

¿Qué deberíamos hacer o no hacer, para que pequeños y grandes «problemas» no ocurran en nuestras vidas?

Puede haber dos soluciones generales.

La primera —falsa— ¡esforzarse por adquirir tales marcadas cualidades diabólicas para así volverse más poderoso que todas las creaturas del infierno!

Pero esto significa «sumergirse» en el infierno...

Otra solución es alejarse del mal y aferrarse a la Bondad (Romanos 12:9). ¡Y la más Alta Bondad es nuestro Creador!

Sobre este tema, el Apóstol Felipe habló bien en Su Evangelio (lo publicamos como un folleto aparte, también en los libros «Dios Habla» y «Clásicos de la filosofía espiritual y el presente»): esforzarse —por la calidad del alma— hacia Dios. ¡Y luego tú, como el alma, te volverás invulnerable: —en relación con las creaturas del infierno—!

La esencia de este fenómeno se vuelve bastante entendible si incluimos en nuestra cosmovisión el verdadero conocimiento de la multidimensionalidad del espacio y la estructura del Absoluto (ver en nuestros libros).

¡Y luego —los Espíritus Santos— se convierten en Estándares de la Divinidad bien concretos, a los Cuales debemos esforzarnos!

* * *

¡Dios sí existe! ¡Y hay una oportunidad de conocer —lo que Él es—!

¡Y si es así, entonces significa que es apropiado estudiar lo que Él quiere de nosotros —y cumplir con Su Voluntad—!

¡Su deseo principal para cada hombre es su aspiración práctica a la Perfección espiritual!

¡Recordemos que Jesucristo nos enseñó a hacernos perfectos como nuestro Padre Celestial es perfecto (Mateo 5:48)!

¡Y «solo el amor puede... conocerme en Mi Esencia más íntima y fundirse conmigo»! (Bhagavad Gita 11:54; ver en «Clásicos de la Filosofía Espiritual y el Presente»).

<<< >>>



 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto