English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Acerca de los Tornados
 

Ensayos sobre el Principio/Acerca de los Tornados


Acerca de los Tornados

En tiempos pasados en la URSS, una canción para niños a menudo se escuchaba en la radio con las palabras: «¡El viento de primavera esparcirá las nubes negras —y el sol se elevará por encima del mundo—!» ¡Era una alegoría realmente hermosa que creaba un estado emocional optimista!

Pero conocí entonces y en el momento presente, adultos que creían que si una brisa repentinamente aparecía entre la lluvia prolongada, significa que esta brisa «dispersaría las nubes negras»...

¡Pero el viento no tiene tal función —dispersar nubes negras—!...

... Cuando tenía unos cinco o seis años, mi abuela, quien trabajó casi toda su vida como maestra de escuela, quedó desconcertada ante mi pregunta: «¿Por qué sopla el viento?» Ella reflexionó durante largo rato, y luego respondió: «Esto es porque los árboles ondean las ramas...»

... También de mi niñez, recuerdo un caso tal: durante una lección de geografía en la escuela, una de mis compañeras no podía contestar a la pregunta del profesor sobre dónde está Australia. Ella dirigió un indicador sobre el mapa... a través de Europa, tratando de encontrar la palabra «Australia» allí...

¿Por qué acabo de recordar esto ahora? Simplemente, este es un ejemplo para el tema de las diferencias de la gente —en términos de niveles de su desarrollo intelectual—...

... Todavía, probablemente, en tiempos muy antiguos en algunas tribus, la gente fantaseaba sobre las causas del viento, creyendo que es «el dios del viento» soplando desde su boca...

... Incluso en años recientes, los adultos (por la edad de sus cuerpos), a quienes conocí, creían sinceramente que nuestro planeta Tierra se había casado con otro planeta con un nombre masculino (en ruso). ¡Así que —ahora todo estará bien para nosotros—! ...

... E incluso ahora en Rusia, en la radio y en los programas de televisión, se puede oír cómo «con total franqueza» los adultos admiran el hecho que los zares rusos (reyes) «se casaban (en la iglesia) sobre el trono» —en contraste con los presidentes elegidos por votación—. Por lo tanto, el rey es de Dios... Y sus actos, dice esto, son perfectos...

Mis lectores, si cuando ustedes leyendo los últimos párrafos, el absurdo de tales puntos de vista se hizo evidente para ustedes, entonces ¡ustedes son personas razonables!

En mi opinión, la difusión de absurdos de este nivel es un caso de estudio de la demencia en las personas —a la escala de un país enorme—...

Recordemos la historia del último zar ruso que no está tan remota en el tiempo... Éste comenzó dos guerras: contra Japón y luego contra Alemania... El imperio ruso perdió ambas guerras... Y millones murieron de heridas, otros millones quedaron para vivir hasta la muerte estando lisiados... ¡Y cuántos muchos otros males y sufrimientos fueron traídos a la gente por esas guerras!...

... Una vez, unos periodistas entrevistaban a un bien conocido científico-astrónomo ruso. A él, en particular, se le hizo una pregunta similar en estupidez a ese nivel: «¿Cree usted que...?» Él respondió que es judío por nacionalidad, por lo que no puede creer en esas cosas.

El autor de este ensayo es un científico ruso por nacionalidad. Pero tampoco tomo nada importante basado en la fe: yo no confió en la fe, sino en el conocimiento.

Y la creencia en la absoluta significancia del ritualismo... —¿en qué se basa?— Si cualquier persona razonable mirara hacia atrás —¡entonces él o ella verá que ningún rito, independientemente de cómo sean llamados, hace que la gente esté más protegida, o sea más sana, o más inteligente, o más honesta, o mejor en cualquiera otra cualidad del alma ante Dios!—

Las excepciones son raras: únicamente cuando los Espíritus Santos —en el trasfondo— de los rituales de la gente —provocan algo— para las almas dignas que han comenzado su búsqueda espiritual y se apresuran en su amor a Dios.

* * *

El viento sopla a latitudes lejos del ecuador, principalmente debido al calentamiento irregular por el Sol de diferentes partes de la superficie de la Tierra.

Por ejemplo, los grandes embalses naturales se calientan más lentamente que la tierra. Pero también —mantienen el calor en sí mismos en el otoño por más tiempo—.

... En la primavera y el verano, el calor del Sol calienta la tierra, y, desde ésta, —más rápidamente— al aire por encima. Y —el aire caliente— se desplaza hacia arriba. En su lugar, el aire más frío desde las regiones circundantes se mueve, incluido desde el mar o las extensiones oceánicas, las cuales se calientan mucho más lentamente.

En el otoño, hay un fenómeno opuesto: grandes volúmenes de agua son los depositarios del calor del verano, el aire por encima de ellos se mantiene más caliente, se eleva hacia arriba —y el aire frío, enfriado sobre la tierra, se precipita hacia el espacio vacante—.

Así, los flujos de aire se forman —ambos en una escala de muchos cientos y miles de kilómetros, y locales, por ejemplo, en las zonas costeras—. En estos últimos casos, la dirección del viento puede cambiar al opuesto estereotípico durante cada día, a menos que estas áreas estén cubiertas por el movimiento de otras grandes masas de aire.

(Hay, por supuesto, otros factores influyendo en la formación del clima, por ejemplo, los vórtices generados por los vientos alisios, pero ya hemos hablado de esto en otro artículo.) Las cadenas montañosas también tienen una gran influencia en los movimientos de las masas de aire y, en concordancia, en el clima.

En las fotografías tomadas desde los satélites de la Tierra, se puede ver que grandes masas de aire, moviéndose, a menudo tienden a curvarse. Tales fenómenos son llamados ciclones.

¿Por qué hay una tendencia a girar? —Las razones pueden ser diferentes—.

Pero una simple ilustración de este fenómeno es que, por ejemplo, el agua a menudo espirala cuando se drena por una tina o fregadero de la cocina a través de un agujero en la parte inferior.

Como el agua, el aire se enrosca. Pero en los casos de los ciclones su flujo es dirigido desde abajo —hacia arriba—.

... Las corrientes de aire pueden ser horizontales; usualmente éstas son llamadas vientos.

Pero la corriente también puede ser vertical: por ejemplo, tanto el aire tibio como el caliente suben masivamente a las capas superiores de la atmósfera, o grandes cantidades de aire frío descienden a la superficie de la Tierra.

Un Tornado —es una corriente de enorme fuerza de aire calentado ascendiendo—. Su anchura generalmente permanece dentro del kilómetro. La velocidad de tal viento vertical puede alcanzar fuerza huracanada, levanta y lanza coches, destruye casas y otras construcciones.

Muy a menudo, los tornados se forman sobre desiertos o parajes de estepa intensamente calentados por el Sol.

Me sucedió observar un tornado en el Golfo de Finlandia sobre el Mar Báltico —el día del golpe de Estado de 1991—. El golpe de Estado fue un intento de revivir el estalinismo en la URSS. El primer decreto de este grupo de criminales fue la remoción total a la población de todo el país de radios, grabadoras, máquinas de escribir, etc., se impuso la ley marcial, las tropas fueron trasladadas a las ciudades...

Por esfuerzos de héroes —el país se salvó de esa pandilla—. Pero el resultado fue la desintegración de la URSS: todas las repúblicas nacionales que eran anteriormente partes de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas no querían vivir en la «unión fraternal» encabezada por un Moscú, del cual era posible esperar golpes de Estado y otros problemas tales.

... Nosotros, el día del golpe, fuimos a la orilla del mar. Había un viento fuerte. Y sobre el mar, alrededor de un kilómetro de la orilla, una columna de agua de mar de unos cientos de metros de ancho, se alzaba y se ocultaba en las nubes negras. Y el tornado lentamente se acercó a nosotros. Corrí hacia un niño jugando en el agua: «Mira —¡el tornado se aproxima!— ¡Corre a casa rápido —y advierte a todos—!» El muchacho corrió a casa.

¿Y en dónde podíamos escondernos nosotros? Guié a mis compañeros hacia los altos árboles: ¡para que, abrazando sus troncos, no ser ascendidos!

Pero el tornado, sin llegar a la orilla por unos doscientos metros, comenzó a debilitarse, calmarse —y desintegrarse—.

... Cuando conté esto a aquellos quienes sabían sobre el golpe de Estado, pero no sabían nada sobre el tornado, uno de los interlocutores dijo: «Sí... ¡Interesante cómo la naturaleza ha reaccionado a los acontecimientos políticos!...»

... ¿Pero por qué estoy diciendo todo esto?

El hecho es que uno de los temas favoritos de los organizadores de la emisión de TV en Rusia es la investigación de la naturaleza de los tornados por científicos estadounidenses. Esos científicos, arriesgando sus vidas, persiguen tornados en coches, arreglan y colocan infinidad de instrumentos para registrar la velocidad y direcciones de las corrientes de aire dentro de los tornados... Pero —¿Por qué?— ¿Sólo por el salario? ¿Además —de la excitación del nada inteligente—, en mi opinión, riesgo, brío?

«¡El mensaje apareció, en medio de la columna del tornado, el dispositivo detectó un flujo descendente de aire! ¡Descubrimiento! ¡No trabajamos por nada!»... Pero, de hecho, esto es o una mentira deliberada, o el dispositivo fue dañado por el tornado —y dio datos falsos—...

¿Y por qué arriesgar, si todo está claro? Pero ello está claro —no para todos—...

Si para esas personas, la esencia del fenómeno pudiera ser entendido —¡podrían dirigir sus esfuerzos a cuestiones mucho más importantes!—

... No veo la oportunidad de luchar contra los tornados, tratando de destruirlos. Pero es necesario —en esos lugares— donde ocurren a menudo, —estar preparados para defenderse contra ellos—: tanto las personas mismas, como para salvaguardar animales y propiedades.

<<< >>>
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto