English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
¿Qué Podemos Hacer en la Naturaleza?
 

Ensayos sobre el Principio/¿Qué Podemos Hacer en la Naturaleza?


¿Qué Podemos Hacer en la Naturaleza?

¡Dios puede ser conocido en la naturaleza, pero no en los templos! ¡En los templos —no hay más de Él que en los paisajes naturales—!

Él está en todos lados. Y en el Aspecto del Absoluto —Él es Todo— excepto el infierno, el cual fue llamado por Jesús «la oscuridad de afuera» (Mateo 8:12).

Los templos también son necesarios. Reúnen neófitos —principiantes en la religión—: para aceptar la información inicial sobre Dios y el Camino hacia Él. ¡Pero cuán seguido la gente recibe ahí en vez de la verdad —una mentira—!…

Demonios (espíritus del infierno) en los templos, también, hay bastantes. Más que todo, les encontré en el templo de la institución educativa de una de las sectas totalitarias (especialmente grande)…

Visité templos de diferentes ramas religiosas. Comparé, busqué por todas partes lo mejor. Mirando atrás, puedo notar que la más beneficiosa para mí fue la rama religiosa ruso-ortodoxa. Lo mejor que gané en ella fue el rigor del trabajo penitencial: encontrando mis propios errores éticos y tratando de no repetirlos.

¡Y qué tan seguido luego vi en mis amigos, quienes no tenían tal experiencia de vida, una completa falta de entendimiento sobre el trabajo ético en sí mismos!

En la ortodoxia, también por primera vez me familiaricé con el tema del hesicasmo, el cual se convirtió en la base de mi búsqueda espiritual ulterior y el pre-requisito para las victorias sobre mi imperfección.

… Una vez Jesús me pidió que llenara, en la iglesia ortodoxa, el templo entero hasta el tope conmigo mismo: yo mismo —como un corazón espiritual—. ¡Poco a poco me comenzó a salir!

Pero cerca de diez años más tarde, después de un aprendizaje directo con Jesús y otros Espíritus Santos en la naturaleza viviente, de repente me di cuenta: que no era que yo pudiera llenar el templo, sino que todos los templos… existen en mí.

… Los Espíritus Santos crean —por Su presencia— lugares de trabajo: variantes de lugares de poder, destinados específicamente para Su comunicación con Sus discípulos encarnados y enseñarles. ¡Es sobre estos lugares —que podemos decir que la concentración de Dios ahí es mucho mayor que en el espacio circundante—!

Jesús, por ejemplo, enseñó en Su sitio de trabajo el convertirse en Su Ternura. Y luego, habiendo aprendido, nosotros mismos inundamos los bosques circundantes con este estado, e incluso los pájaros empezaron a cantar como durante la primavera… ¡a finales del otoño!

Limpiar nuestros cuerpos de las consecuencias de la nutrición éticamente incorrecta en el pasado —enseñó Sufy, la Dama danesa Gott, Swallow, Oleg Sukhodolskiy, Igor Vysotin, Han, Huang, Ngomo, Hajji Bei Murat y muchos Otros—.

Assyris enseñó a ser un corazón espiritual, consistente de Luz y localizado más allá del cuerpo material.

Yogananda y Yasin explicaron la posibilidad de trabajar con la «órbita microcósmica», que posteriormente tenía que ser desarrollada dentro de «la órbita macrocósmica».

Ptahhotep, Kurgan-Bashi, Ariadna, Elena Sabashnikova, Bogatyr y Otros nos enseñaron, en particular, a crear Mahadobles enormes como sus Mahadobles y a actuar por Ellos.

Y Sathya Sai Baba —con Su ejemplo— nos mostró cómo podríamos penetrar fácilmente el firmamento de la Tierra, «caer a través de la Tierra». Esto nos dio la experiencia práctica más importante de la transición de una dimensión espacial a otra; nosotros, en particular, hemos aprendido por experiencia personal esa cuestión, por más difícil e impenetrable que nos parezca, no puede en modo alguno impedir la Conciencia Divina.

A distinguir las dimensiones espaciales y convertirse en Luz, fuimos enseñados también por Kair, Vasilyok y otros.

Y a ver con visión del alma los límites entre las dimensiones —Dobrynya nos enseñó—.

Águila nos enseñó por primera vez a «saltar hacia el Abismo Ardiente» (por supuesto, no con los cuerpos, sino con las conciencias). Así —aprendimos a ser el Fuego Divino, para limpiar nuestros cuerpos con Él—.

Él, junto con Sathya Sai Baba, creó para nosotros oportunidades óptimas para un trabajo eficaz con la Kundalini.

Gracias a, en primer lugar, Babaji de Haidakhan —dominamos los métodos de la sostenida Fusión con Dios—. Quiero decir, en particular, el método, designado como «reciprocidad total».

Krishna —desde una cierta etapa de nuestro avance— nos enseñó a trabajar con el «bloque de energía» del organismo hara, lo cual fortaleció enormemente nuestras habilidades meditativas.

Kim nos enfocó en el desarrollo de manos intangibles —las manos del alma, la conciencia—.

Huang Di nos mostró el eón de la protomateria, enseñó a distinguirla de Tao: el estado Turiya de Dios (el estado del Creador en Su Morada).

Y Elizabeth Haich en Su sitio de trabajo nos enseñó a vivir en Turiya.

Surya, Yamamata, Оdín enseñó a ser el «Sol de Dios» y a lavar nuestros cuerpos con Su Luz-Fuego.

Nakhimov y Nikifor enseñaron a ser el Océano de Paz Divina.

Y Pitágoras, Adler, Larisa, Konstantinos, Thoth-el-Atlante, Boris —nos ofrecieron desarrollarnos a nosotros mismos en amplitud y distancia sobre los espacios marinos reales—.

Khem, Volhva, Ariadne, Yemelyan —enseñaron a ser la Pirámide de Fuego, bajo la cual encontramos a Adler en Su estado extraterrestre—.

Además, muchos otros Espíritus Santos nos enseñaron en las últimas décadas lo mismo y mucho más. Alexey, Quien se nombró a Sí Mismo en la primera reunión con nosotros como el Sacerdote Ortodoxo de Toda Rusia, también Symeon el Nuevo Teólogo, Pantaleón el Curador, Dimitri Pozharsky, Luchador, Rada, Yeremey, Bayan, Sulia, el Gran Maestro del Sufismo, Eaglesform, Bartolomeo, Hijo y Madre Borovik, Lao, Luna Nueva Brillante, Lao Tse, Yamamuto, Manuel, Apóstoles de Jesucristo: Marco, Juan, Mateo, Andrés, Felipe, María Magdalena, también Radek Volynsky, Radomir, Emil y Su Divina Madre, Tkhya, Hugh, Lin, Sarkar, Sacro, Karas, Carl Rossi, Conrad Lorenz, Lorenz Byron, Yogashira, el Divino Finn, los Divinos Luteranos escandinavos, Juan Matus, Genaro, Juanito, Cartago, Avalokiteshvara, Rosa, Nadya, Tchiao Li, Sofía, Juan Bautista, Shakyamuni, Annie Besant, el Emperador del Antiguo Japón, Silvio Manuel, Isida y el Maestro M, Abby, Chaitanya, Romano, Mahavira, Patanjali, Lahiri Mahasaya, Yukteswar, Guru Nanak, el Divino Imam, Al Byul, Viento Solar, Titus, Anatol, Maida, Lada, Gigante, Teodoro Kraysky, Pedro y Su Esposa Katia , Pavel, Alagar, Aumira, Etey, Nicolás Nekrasov, Nicephorus, Tikhon, Zoya, Cairo y muchos Otros… a menudo me avergonzaba ante Algunos de Ellos cuando no Les reconocía a Él o Ella, no podía recordar el nombre…

… Cuando Ellos veían que estábamos listos para recibir una nueva porción de conocimiento, Ellos nos invitaban a sus sitios de trabajo —y explicaban cómo y qué hacer a continuación—.

No hay manera de enumerar todos Sus nombres, así como los métodos de desarrollo que nuestros Maestros Divinos nos han otorgado. Cada Uno de Ellos en diferentes etapas de nuestro crecimiento nos mostró los métodos de perfeccionamiento que eran necesarios para nosotros en esos momentos. (Detalles acerca de muchos de Ellos pueden ser encontrados en el libro «Clásicos de la Filosofía Espiritual y el Presente»).

Y ahora pasamos a todos los que quieren —a través de nuestros libros y otros materiales— el Conocimiento que Ellos nos presentaron.

* * *

¡Traté de decirles, mis lectores, qué interesante y extremadamente útil pueden ser nuestras vidas en la Tierra!

… Pero echemos un vistazo: ¿qué hicieron y hacen la mayoría de los creyentes en la existencia de Dios?

Ellos, primero que todo, visitan templos, hacen movimientos corporales aceptados en las correspondientes sectas y rezan. ¡El tema principal de sus rezos es «Dar, Señor»!…

¡Pero Dios espera muy diferente de las personas!

También las personas discuten y pelean entre sí a causa de qué palabra es necesaria para nombrar a Dios, cómo vestirse, qué nacionalidades son «buenas» y cuáles son «malas»… ¡Aunque esto no tiene ningún significado!

¡Cuántas personas en Rusia fueron quemadas vivas, cuántas lenguas fueron arrancadas y manos fueron cortadas —para que no pronunciaran ni pusieran pensamientos «heréticos» en el papel—!

Esto ocurrió aunque las causas de las discordias eran insignificantes, ¡no teniendo ninguna importancia real! Por ejemplo —con cuántos dedos deben las personas hacer la señal de la cruz— en sus cuerpos —con dos, tres, o incluso cinco—?…

También los primeros hesicastas en Rusia, que alegaban el conocimiento de Dios, fueron cruelmente torturados en prisiones monásticas ortodoxas… ¿Quiénes hicieron esto? Aquellos que estaban convencidos de que la religiosidad era sólo una observación escrupulosa de los rituales habituales en esta secta…

Pero, ¿son realmente necesarios los rituales de las personas para Dios?

Después de todo, ¡no! ¡Él está interesado sólo en el hecho de que las personas, encarnadas por Él en la Tierra, se estén perfeccionando!

Y esta mejora consiste en lo que hemos dicho en nuestros libros muchas veces: ¡primero que todo, en la purificación ética y en esfuerzos por acercarnos al Estándar de la Perfección Divina, que nos muestran los Espíritus Santos!

* * *

Pero…

Una vez realicé a través de internet la distribución de información sobre nuestro trabajo —a las representaciones de todos los países en la UNESCO—. Les dije que el conocimiento verdadero sobre Dios y sobre el significado de nuestras vidas puede mejorar radicalmente todo el «clima» social en el planeta. ¡Cooperemos!

Recibí solamente una única respuesta de la representación de uno de los países del sur de Europa. En esta se escribía lo siguiente:


¡Es genial que usted, también, esté ansioso de ayudar a la gente de toda la Tierra! ¡Estamos encantados de cooperar con usted!

¡Aquí ahora estamos plantando árboles de olivo en nombre de la paz!

También entendemos que en su norte estos no crecen.

¡Por lo tanto —planten abetos—!


Esto fue justo en el tiempo en que algún jefe a nivel del gobierno declaró tontamente a los abetos —como malas hierbas que obstaculizan el crecimiento de los pinos—. Las órdenes fueron «delineadas» a los forestales: ¡eliminar en cada área muchos abetos! Y en esas directivas el uso económico de esa madera no estaba previsto.

Y los trabajadores forestales se vieron obligados simplemente a cortar los abetos en grandes cantidades y dejarlos tumbados en el suelo, desordenando los bosques y creando peligros de incendio… Se hizo evidente para mí que era inútil continuar la conversación con esa señora de la UNESCO.

Unos meses más tarde, leí en la prensa que fue ella quien fue premiada con un enorme (a mi entender) premio en la UNESCO «por la contribución sobresaliente»: es decir, sólo por la campaña de plantar árboles… en nombre de la paz…

… ¡No molesto a aquellos que no quieren aceptar a Dios en su cosmovisión, en sus vidas! Dejémosles mientras mejoran sus habilidades intelectuales en el mundo material. Y —si quieren— ¡que recen!

¡Pero que estos, al menos, no perturben el trabajo de aquellos que están enamorados de Dios y realmente dedican sus vidas a Él!

Por cierto, a través del Profeta Mahoma (Corán 2:256 o 257) Dios prohibió a la gente la coacción en la religión. ¡Qué maravilloso sería si todas las personas se adhiriesen a esta regla!

<<< >>>
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto