English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
¡Perfección Significa Convertirse en Espíritu Santo!
 

Ensayos sobre el Principio/¡Perfección Significa Convertirse en Espíritu Santo!


¡Perfección Significa Convertirse en Espíritu Santo!

¿Qué es a lo único que la gente llama perfección? Esto puede ser a la vez el dominio de una u otra actividad profesional, y los puestos, rangos, títulos logrados en la sociedad, e incluso el éxito en el dominio del «arte de asesinar»...

Pero así piensan ateos y aquellos que, aunque se llaman a sí mismos creyentes, no tienen un entendimiento de lo que la palabra Dios quiere decir y lo que Él espera de nosotros.

Pero Él desea, ante todo, que aspiremos concretamente a la Perfección espiritual. Y espera que hagamos esfuerzos en esta dirección. En otras palabras, ¡el Creador está esperando que —lleguemos a ser Perfectos— en Él Mismo!

Los Espíritus Santos nos sirven como modelos a imitar. Son para nosotros los Estándares de la Perfección. Y también —los Maestros Divinos—.

Pero para una mejora exitosa, necesitamos, sobre todo, dominar las Enseñanzas éticas de Dios. Éstas consisten en negarse, como sea posible, de dañar a todos los seres buenos, y también desarrollando en nosotros mismos la calidad del amor-cariñoso discreto por los demás. (Pueden leer más sobre esto en los libros «Ecopsicología», «Clásicos de la Filosofía Espiritual y el Presente» y en todos los otros libros publicados por nosotros). El alimento «sin matanza» (el vegetarianismo) es un componente obligatorio de la ética espiritual.

Consideremos también este principio: «¡Aspiramos incluso a no acongojar a ninguno de los seres buenos!»

El segundo componente necesario de la preparación para el ascenso espiritual es la pureza bioenergética del cuerpo. No podemos salir del cuerpo material, contaminado por energías malas, —hacia las dimensiones espaciales de la Pureza Divina—.

La pureza bioenergética corporal se logra mediante los métodos que han sido descritos en el libro «Ecopsicología».

Todo lo que se dice es el prerrequisito, sobre la base del cual uno se puede mover a la cognición directa real de Dios en todos Sus Aspectos y al estudio directo de los Espíritus Santos concretos. Este estudio pretende volvernos como Ellos son. Esta será la Perfección. Entonces se hace posible entrar libremente en la Morada del Creador, fundirse en Él, dejar la Fusión con Él parcialmente —nuevamente para ayudar a los seres encarnados—.

La etapa principal y final del crecimiento espiritual consiste en dos componentes principales: a) refinamiento adicional de la autoconciencia (buddhi) y b) crecimiento cuantitativo directo más allá de los límites del cuerpo material.

En el Camino de sutilizar la conciencia, debemos llegar a ser tan refinados como nuestros Maestros Divinos —los Espíritus Santos—. El primer lugar en esto, debe ser un rechazo categórico de los estados emocionales groseros, que pueden surgir, entre otras cosas, en el contexto de situaciones estresantes. Esto puede lograrse mediante los métodos de autorregulación psíquica (véase el libro «Ecopsicología»).

En cuanto al crecimiento cuantitativo de la conciencia, se lleva a cabo con los métodos meditativos apropiados.

El desarrollo de ambos indicadores listados es posible, específicamente, a través de los métodos de hesicasmo —en su versión moderna desarrollada—. Esto significa el crecimiento de la conciencia como el corazón espiritual. No hay otras variantes de refinamiento y de aumento cuantitativo significativo de la autoconciencia.

Permítanme recordar lo que hemos repetidamente discutido en nuestras otras publicaciones: Dios en el aspecto del Creador (Dios-el-Padre, Tao, Ishvara, Alá, Svarog, etc. —como Él es llamado en diferentes lenguas humanas—) es el ORGANISMO ÚNICO UNIVERSAL; pero Él consiste de la Multitud Interconectada de Espíritus Santos, es decir, de Aquellos Quienes han comprendido este grado a lo largo de la historia infinita de la existencia de Dios.

«¡Así que, sed Perfectos, como vuestro Padre Celestial es Perfecto!» (Mateo 5:48).

<<< >>>



 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto