English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Tolerancia —o Culpa—
 

Ensayos sobre el Principio/Tolerancia —o Culpa—


Tolerancia —o Culpa—

El estado básico del Creador es la Calma Dichosa.

Y los Espíritus Santos, emanando desde la Morada del Creador, Se manifiestan —en relación a aquellos— que se aproximan por el estado del alma a Ellos —como el Amor Más Sublime—.

Estados opuestos (es decir, los estados de los habitantes del infierno) son el odio, la ira, la irritación, la vanidad dentro de estos estados emocionales.

Tenemos la opción: ¿dónde quiero?

Tenemos que ver cómo algunas personas que quieren verse como «poderosos jefes» desarrollan intencionalmente en sí mismos cualidades infernales. ¡Qué lástima que ellos no acepten las Enseñanzas de Dios!

Otra categoría muy notable de almas infernales son los borrachos. ¿De qué hablan? ¿Cuáles son sus emociones? Esto, primero que todo, es el odio por todo y todos alrededor, incluso hacia la comida que comen. Y también —compasión por sí mismos— debido a su propio «destino amargo»...

¿Por qué Jesús nos pidió aprender a no culpar a los demás? (Lucas 6:37). ¡Fue para salvarnos de la perspectiva del infierno!

Las emociones de inculpar surgen en el chakra craneal ajna (su nombre significa estúpido, lo cual no contradice el hecho de que debe ser despejado y desarrollado, como todos los demás chakras).

En aquellos, quienes consciente o inconscientemente se preparan para el infierno, un complejo de bioenergía de este chakra con manipura (el chakra de la mitad superior del abdomen) se forma. Si este complejo ya se ha formado, deshacerse de él puede ser muy difícil.

Tiene sentido monitorear cuidadosamente nuestros propios estados emocionales, no permitiendo ni siquiera débiles manifestaciones de emociones dañinas. (Sino un análisis mental crítico de lo que está sucediendo, incluyendo las acciones de otras personas, debe necesariamente tener lugar).

Si vemos que, lo que pensamos, está mal, debemos permanecer en el chakra anahata. Y si ya hemos alcanzado el estado de un enorme corazón espiritual desarrollado, entonces —en él—.

Si podemos ayudar a los pecadores —en el contexto de nuestras propias emociones de amor— ayudémosles. Si no podemos —alejémonos, observando nuestras emociones y corrigiéndolas, si es necesario—. (Sobre el arte de la autorregulación psíquica, tratamos con más detalle en el libro «Ecopsicología»).

Esta cualidad, salvando del infierno, se llama tolerancia.

Tal vez sea útil señalar que en nuestro país*, que se considera a sí mismo mayoritariamente cristiano, hablan de la tolerancia en la televisión, sólo para culparla...

<<< >>>



 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto