English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
¿Qué Es el Cristianismo?
 

Vladimir Antonov

¿Qué Es el Cristianismo?

Traducción del ruso al español
por Anton Teplyy




El cristianismo es —en primer lugar— aceptar y llevar a la práctica la Enseñanza de Dios dada para las personas a través de Jesús el Cristo.

¿En qué consiste esta Enseñanza? Consideramos sus postulados principales:

 

1. Sean perfectos, así como su Padre en el Cielo es perfecto   (Mateo 5:48).

2. Yo y el Padre somos Uno (Juan 10:30).

3. Yo soy la Vid (Juan 15:1-5).

4. Así como el Padre Me conoce, así también Yo conozco al Padre (Juan 10:15).

5. Yo amo al Padre (Juan 14:31).

6. ¡Oh Padre justo! ¡Yo Te he conocido! (Juan 17:25).

7. Y aprendan de Mí (Mateo 11:29).

8. Dios es Amor (1 Juan 4:16).

9. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda el alma, y con toda tu mente, y con toda tu fuerza (Marcos 12:29-30).

10. Amarás a tu prójimo como a ti mismo (Marcos 12:31).

  

Éstos son los principios fundamentales del cristianismo. En éstos uno puede observar el llamado de Jesús a las personas a llegar a ser como Él, y a conocer, así como Él, al Padre Celestial.

En el Nuevo Testamento, hay también muchos mandamientos que pueden ayudarnos a llevar a cabo todo esto más rápidamente. Éstos nos llaman a:

 - ser completamente honrados en las relaciones con otras personas, no tener ninguna deuda, no apropiar lo ajeno,

— preocuparse por el bienestar de los otros más que por nuestro propio bienestar,

— ser pacificadores,

— ser cariñosos y tiernos entre sí,

— ayudar a los demás en todo lo bueno,

— perdonar, no vengar, no condenar,

— no odiar, no incorporarse emocionalmente en el reprobar a los demás,

— no aspirar acumular riqueza mundana, desechando la posibilidad de acumular  riqueza espiritual,

— no tener miedo a los ataques de las personas primitivas agresivas que pueden causar daño sólo al cuerpo, pero no pueden causarlo al alma, que es con lo que nosotros aparecemos delante del Padre Celestial después de la muerte del cuerpo,

— no emborracharse,

— no ser arrogantes, al contrario, ser humildes y respetuosos a los demás,

— esforzarse por hacer todo lo que podamos para ayudar a los demás espiritualmente,

— no apasionarse desmedidamente por la sexualidad. Que ésta no desplace a Dios de nuestra atención, ya que la búsqueda personal de Dios y servicio a Él siempre deben ser de importancia capital en la vida.

 

Yo daré simplemente varias citas:

Yo les doy un nuevo mandamiento: ¡que se amen los unos a los otros! ¡Como Yo les he amado, así también se amen unos a otros! (Juan 13:34)

¡Y ante todo, tened entre vosotros amor ferviente, porque el amor cubrirá multitud de pecados! (1 Pedro 4:8)

Si alguien dice: «Yo amo a Dios», y aborrece a su hermano, es un mentiroso, porque el que no ama a su hermano, a quien ve, ¿cómo puede amar a Dios a Quien no ve? (1 Juan 4:20)

¡Amados! ¡Amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios!

¡El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es Amor! (1 Juan 4:7-8)

¡Si nosotros amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros!… (1 Juan 4:12).

¡No debáis a nadie nada, excepto… el amor! (Romanos 13:8)

En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor. El que teme no es hecho perfecto en el amor (1 Juan 4:18)

Si yo hablo lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, yo soy cobre que resuena…

Si tengo el don de profecía, y sé todos los misterios y tengo todo el conocimiento y toda la fe, así que puedo trasladar montañas, pero no tengo amor, nada soy.

Y si doy todos mis bienes y entrego mi cuerpo para ser quemado, pero no tengo amor, de nada me aprovecha.

El amor es paciente, es misericordioso,

el amor no tiene envidia,

el amor no es jactancioso,

no es arrogante,

no se porta indecorosamente,

no busca lo suyo,

no se irrita,

no se irrita,

no piensa ningún mal,

no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad…

El amor nunca deja de ser, aunque las profecías se acaben y lenguas cesen (1 Corintios 13:1-8)

¡Amen a sus enemigos! ¡Bendigan a aquellos que los maldicen! ¡Hagan el bien a aquellos que los odian!… (Mateo 5:44).

¡Bienaventurados los pacificadores!… (Mateo 5:9)

¡No juzguéis!… (Lucas 6:37)

Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, así también haced vosotros con ellos… (Mateo 7:12)

¡A todo el que te pida, dale, y al que te quite lo que es tuyo, no se lo reclames! (Lucas 6:30)

Si perdonáis a los hombres sus transgresiones, también vuestro Padre Celestial os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras transgresiones (Mateo 6:14-15)

¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Que muestre por su buena conducta y sus obras en sabia mansedumbre. Pero si tenéis celos amargos y ambición…, no seáis arrogantes y así mintáis contra la verdad. Esta sabiduría no es la que viene de lo alto, sino… es diabólica… (Santiago 3:13-15)

¡Esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis enmudecer la ignorancia de los hombres insensatos! (1 Pedro 2:15)

El que dice que está en la luz y aborrece a su hermano, está todavía en la oscuridad. (1 Juan 2:9).

¡Que amor sea sin hipocresía!

¡Aléjense de lo malo, péguense a lo bueno!

¡Sean afectuosos unos con otros con amor fraternal!

¡Prevengan los unos a los otros con honra! (Romanos 12:9-10)

¡Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis! (Romanos 12:14)

¡Nunca paguéis a nadie mal por mal! (Romanos 12:17)

¡Nunca os venguéis vosotros mismos…! (Romanos 12:19)

Si tu enemigo tiene hambre, aliméntalo; si está sediento, dale algo de beber (Romanos 12:20)

¡No seas vencido por el mal, sino vence con el bien el mal! (Romanos 12:21)

Y tú ¿por qué juzgas a tu hermano? O también tú, ¿por qué menosprecias a tu hermano?

¡Cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí!

¡No nos juzguemos más los unos a los otros!

Más bien, decidan no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano. (Romanos 14:10-13)

¡Si alguien ha caído en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo con espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado! (Gálatas 6:1).

¡Que ninguna palabra corrompida salga de su boca, sino la que sea buena…, que imparte gracia a los oyentes! (Efesios 4:29).

Cuando seas invitado por alguien… no tomes el asiento principal… Pues cualquiera que se ensalce será humillado, y él que se humilla, será ensalzado (Lucas 14:8-11).

¡No os acumuléis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre destruyen, y donde ladrones penetran y roban! ¡Pero acumulaos tesoros del Сielo!...

Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón (Mateo 6:19-21).

Todo me está permitido, pero no todo es para mi bien… (1 Corintios 10:23)

¡No puedes servir a Dios y a Mammón*! (Mateo 6:24)

¿Qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde el alma? (Mateo 16:26)

…Habéis oído que se dijo a los antepasados: «No jurarás falsamente, sino que cumplirás tus juramentos al Señor».

Pero Yo os digo: no juréis de ninguna manera… Sino que vuestro hablar sea: (si es) sí (entonces) sí; (si es) no (entonces) no… (Mateo 5:33-37)

¡Y no se emborrachen con vino en lo cual hay libertinaje! ¡Sino llénense del Espíritu! (Efesios 5:18)

¡Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni hacer nada por lo que tu hermano tropiece, o se ofenda, o se debilite! (Romanos 14:21)

¡Andemos decentemente, no en orgías y borracheras, no en voluptuosidad y lujurias, no en pleitos y envidias! (Romanos 13:13)

¡Que nadie busque su propio bien, sino el de su prójimo! (1 Corintios 10:24)

Por humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. (Filipenses 2:3)

¡El que no recoge conmigo, desparrama! (Mateo 12:30)

¡No temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma!… (Mateo 10:28)

¡…Aparten… ira, rabia, maldad, maledicencia y obscenidad de su boca…! (Colosenses 3:8)

¡Que Mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea perfecto!

¡Éste es Mi mandamiento: que os améis los unos a los otros, así como Yo os he amado! (Juan 15:11-13)

¡Estas cosas Yo os mando: que os améis los unos a los otros! (Juan 15:17)

Verifiquemos cada uno a sí mismo: ¿así yo entendí lo que Jesús enseñaba y sigue enseñando?

¡Pues, el cristianismo es exactamente esto! ¡Porque así enseñaba y enseña Jesús el Cristo! Todo el resto son perversiones, sectarismo.

Uno puede estudiar en más detalle el análisis de la Enseñanza de Jesús (con el uso de algunos Evangelios apócrifos) en el libro Obras Clásicas de la Filosofía Espiritual y la Actualidad> de Vladimir Antonov. Pero me es preciso destacar que Jesús, en Su vida terrenal conocida por nosotros, también enseñaba a Sus discípulos directos métodos meditativos, sin los cuales es imposible conocer al Padre Celestial.

En el Nuevo Testamento se dice sobre esto, en particular, en la frase de Jesús «Dios es Espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad» (Juan 4:24). Aquí quiere decir que hay que ir a Dios con el con la correcta comprensión de la naturaleza de Él y de las tareas evolutivas del hombre, y que no hay que adorarle con el cuerpo ni con movimientos corporales «religiosos», sino que con las almas que gradualmente se liberan de la dependencia de los cuerpos materiales con la ayuda de los métodos meditativos de auto-perfección.

Se puede observar la abundante experiencia del trabajo meditativo, hecho bajo la guía de Jesús, en las Epístolas de los Apóstoles Juan, Felipe, Tomás y también Pablo (véase con mas detalles en el libro Obras Clásicas de la Filosofía Espiritual y Actualidad de Vladimir Antonov).

* * *

La práctica establecida en muchas iglesias cristianas incluye cultos públicos y ritualidad. Aunque todo esto no estaba presente en la Enseñanza de Jesús. Uno puede preguntar: ¿es bueno o malo?

Por un lado, debemos entender claramente que Dios no está más presente en las iglesias que fuera de éstas y que uno tiene que buscarlo no en los objetos rituales materiales o edificios, sino en las Profundidades del universo.

Por otro lado, cultos aparecieron debido a la necesidad natural de las personas de los intereses espirituales comunes de reunirse por causa de la comunicación emocional con los correligionarios, de intercambiar con ellos ideas y experiencia, de ayudar los unos a los otros, de aprender.

La ritualidad como tal también a menudo puede ser útil: ayuda a calmar mente cuando las personas se reúnen para armonizarse con lo Divino. Sobre este fondo, muchas por primera vez obtienen evidencias de la realidad mística: sienten toques de manos invisibles, flujos de la energía que emanan de los iconos, reciben pensamientos e incluso oyen voces de los interlocutores invisibles…

Para algunos se manifiesta así Dios, para otros, los demonios… Esto depende del nivel de pureza ética de cada uno.

La pureza ética del «rebaño» en grado considerable depende del nivel del avance ético de los «pastores». Éste es el problema principal. Pues a menudo, con el pretexto del cristianismo se predica algo directamente opuesto.

Sí, cuando hablemos de las diferencias entre las distintas direcciones religiosas establecidas, no debemos poner énfasis en la ritualidad. ¡La ritualidad no es el problema! ¡Que la ritualidad se mantenga tal cual cada uno la practica! ¡El problema es otro: la ausencia del entendimiento completo de la Existencia de la Conciencia Universal, en particular, de Su aspecto evolutivo!

 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto