English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Dos sexos
 


Dr. Vladimir Antonov

Dos sexos


Traducido del ruso al español por Anton Teplyy

Correctores de traducción: Nicolas Nessi y Micaela Rossi

© Antonov V.V., 2013




Sobre el papel del aspecto sexual del amor en la Evolución

La tendencia principal de los procesos que tienen lugar en el Absoluto, tal como fue planificado por el Creador, es el desarrollo de las conciencias (o almas) y la fusión de Aquellos Que alcanzaron la Perfección en Uno Solo, en el Unido Nosotros, que es el «Yo» Superior (o Paramatman).

En el proceso de evolución de las especies biológicas dirigido por el Creador, la mayoría de los seres que habitan en la Tierra fueron divididos en dos sexos opuestos. Este también es nuestro caso en tanto que seres humanos.

Desde el punto de vista genético, la reproducción sexual tiene ciertas ventajas sobre los otros tipos de reproducción. Una de éstas consiste en que la reproducción sexual acelera el proceso de formación de nuevas variaciones dentro de las especies biológicas, lo que, a su vez, contribuye a su adaptación a las condiciones ambientales siempre cambiantes (principalmente, climáticas) y, por lo tanto, a su sobrevivencia.

Sin embargo, ahora para nosotros es importante considerar el otro aspecto, a saber, que las diferencias sexuales anatómicas, fisiológicas y psicológicas no están destinadas —desde la perspectiva psicológica— a separar, sino, por el contrario, a enseñar a los representantes de sexos opuestos a acercarse, a unirse y a fusionarse en uno solo.

En cuanto a nosotros, las personas, es importante entender que el proceso de unión, de fusión de las almas por medio de las emociones del aspecto sexual del amor es lo que nos prepara para la Unión con Dios. (No obstante, en este caso no debemos confundir el amor verdadero con la pasión sexual egoísta; ésta última no es el amor, sino la lujuria o, en otros términos, el deseo sexual egoísta). Las personas que no han aprendido a amarse unos a otros tampoco podrán alcanzar la Unión con Dios, ¡pues para enamorarnos de Dios, debemos tener la facultad desarrollada de amar, de enamorarnos y de unirnos en las emociones de amor!

Sólo después de aprender a amar plenamente a los pequeños y grandes objetos de la Creación, llega el tiempo de aprender a enamorarnos de Dios, sin dejar, sin embargo, de amar a estos grandes y pequeños objetos (pero ya no debemos enamorarnos de éstos).

Sobre cómo podemos aprender a amarnos unos a otros, a los demás objetos de la Creación y luego a Dios Mismo, el Creador nos ha explicado mucho. Pueden encontrar información acerca de esto en los libros [1-8,10-20].

El verdadero enamoramiento es la sensación de la propia consustancialidad con los objetos o con el objeto al cual dirigimos nuestro amor. Debemos aprender tal unión de las almas primero en el mundo de la Creación, y sólo después, cuando nuestras mentes maduren lo suficiente como para ser capaces de comprender la Grandeza de Dios, podremos dirigir nuestro amor desarrollado hacia Él.

El proceso de conocimiento de Dios no puede realizarse de otra manera que no sea a través de la refinación gradual de la conciencia, lo que permite conocer toda «la escala de emanaciones» (hablando en el lenguaje de Juan Matus [6]) o, en otras palabras, todos los estratos (eones, lokas) del espacio multidimensional. La Conciencia Primordial (o el Creador) es Lo Sutilísimo según esta escala.

¡Y cabe destacar que las emociones del amor tierno, armonioso y sexualmente coloreado refinan las conciencias!

Después de enamorarnos de Dios, nosotros, como almas desarrolladas, nos unimos gradualmente con Él.

Y luego desde Él, desde el estado de Consustancialidad con Él, ayudamos a otros seres encarnados en su desarrollo.

¿Cuál tipo de sexo es «pecaminoso» y cuál no?

En algunas asociaciones religiosas es habitual declarar como «pecaminoso» el aspecto sexual del amor. La causa de esto consiste en que los pastores de tales sectas tratan de parasitar a su «rebaño» y de «aplastarlo con su peso», diciendo a sus integrantes algo como: «¡Ustedes son pecadores sin esperanza, pero tienen la oportunidad de pagarnos para obtener el perdón de Dios por sus pecados!». Con todo, también existe un motivo racional para la limitación de la sexualidad en las poblaciones humanas con bajo nivel cultural. Éste consiste en que la sexualidad «desenfrenada» en aquellas poblaciones lleva a la propagación de enfermedades venéreas u otras y a los embarazos indeseados [1,6,9].

También a veces sucede que las personas que ya deberían dirigir toda su atención sólo a Dios «se atascan» en el deleite sexual de la guna sattva y se detienen en su avance espiritual.

Además, no debemos olvidar que Dios prohíbe «la mezcla de las gunas» durante los contactos sexuales (ver más detalles en los libros [6,10]).

En otras palabras, la «permisividad sexual total» no es bendecida por Dios.

Por otra parte, la sexualidad ética y estéticamente impecable y el erotismo sano y sutil son considerados por Él como factores que contribuyen a nuestro perfeccionamiento espiritual [6].

Para seguir exitosamente el Camino del autodesarrollo, no hay ninguna necesidad de tener muchas parejas sexuales. Es suficiente tener una sola, pero que tenga ideas afines y se encuentre aproximadamente en el mismo nivel de avance espiritual. Los entretenimientos sexuales masivos, realizados bajo la fachada de supuestas prácticas espirituales no pueden resultar en ningún progreso espiritual. La afirmación de algunos autores de que «cuantas más parejas sexuales tengamos, más crecerá nuestro “poder personal”» es infundada. Por el contrario, allí es donde se esconde la trampa.

El hecho es que en las primeras etapas del desarrollo espiritual a veces es muy difícil notar el cambio del propio nivel de sutileza de la conciencia. Uno puede perder esta sutileza gradualmente y no percibirlo. Es más, cuando el practicante se hace más grosero psicoenergéticamente en estas etapas iniciales, esto le da la sensación del crecimiento de su «poder personal». Pero sólo el crecimiento del poder psicoenergético sutil tiene valor. En cambio, la práctica del sexo con muchos compañeros hace que el nivel psicoenergético de todos los participantes se vuelve igual (se promedia), lo que afecta negativamente a las personas de este grupo que se han purificado más y que, por lo tanto, son más sutiles y más prometedoras.

Sobre la cultura de las relaciones sexuales

¿Qué es la cultura de las relaciones sexuales? ¿De qué puede tratarse?

Quiero destacar primeramente que el sexo vicioso es el sexo en todas las variantes en las cuales predomine el egocentrismo, es decir, el deseo de recibir para sí en detrimento del otro o de los otros.

¡Que, por el contrario, la preocupación por los intereses de la pareja prevalezca en las relaciones sexuales! ¡Siempre y cuando ambos compañeros se den a sí mismos el uno al otro, la plena armonía puede alcanzarse! ¡Y sólo tales relaciones sexuales son admiradas por Dios, el Testigo constante de todo lo que hacemos!

En cambio, la violencia, en cualquiera de sus manifestaciones, no concuerda de ninguna manera con el principio del rechazo del egocentrismo y, por lo tanto, lleva a que los poseedores de dicho defecto acumulen karma negativo o, en otras palabras, a que empeoren sus destinos.

¡Que en las relaciones sexuales, en vez de la violencia, predomine la ternura sutil y la preocupación por no provocar a la pareja ningún daño o incluso una simple incomodidad!

Con respecto a esto, debemos destacar que la obligación de prevenir el embarazo indeseado corresponde no sólo a la mujer, sino también al varón. Por eso una de las reglas de la cultura sexual consiste en que el varón no tiene derecho a inseminar a la mujer sin su consentimiento claramente expresado.

La prevención de embarazos indeseados puede lograrse mediante diversos métodos anticonceptivos, uno de los cuales es la eyaculación fuera de los genitales de la mujer (pueden encontrar más detalles en el libro [9]).

La observación de la higiene elemental, que se manifiesta en la limpieza de los genitales y de las manos, así como en la exclusión de cualquier posibilidad de contagiar a la pareja en el caso de tener siquiera indicios mínimos de alguna enfermedad, es otra regla esencial de la cultura de la vida sexual.

Sobre el «sexo grupal»

De tiempo en tiempo en los medios de comunicación hablan sobre unos u otros grupos que se consideran espirituales y en los cuales se usa prácticamente un único «método del trabajo espiritual»: el sexo en su variante grupal. Permítanme expresar mi actitud hacia este asunto.

¡Pienso que sólo aquellas asociaciones de personas que estudian el conocimiento sobre Dios, sobre el significado de nuestras vidas y sobre las maneras de su realización, así como los principios de la ética, estética y el estilo de vida saludable, la vida para Dios y no para sí mismo, pueden ser llamadas espirituales! También es importante estudiar la naturaleza viva y cómo uno puede, permaneciendo en medio de ésta, perfeccionarse sin hacerle daño. ¡Pues ella es uno de los componentes importantísimos de la Creación de Dios en nuestro planeta y fue creada, entre otros propósitos, para ayudarnos en nuestro desarrollo espiritual!

Hemos hablado mucho en nuestros libros [1,3-8] y películas de cómo uno puede desarrollarse espiritualmente en medio de bosques, prados, estepas, desiertos y depósitos de agua.

¡Y que las personas mismas encuentren la pareja para sí durante tales clases, es decir, entre las personas de ideas afines!

¿Y acaso practicar el sexo a la vista de los demás puede acercarnos a Dios de alguna manera?

Personalmente yo nunca he practicado el sexo grupal, ni siquiera lo he pensado. ¡Pero pude conocer a Dios después de estudiar todo el Camino hacia Él! ¡Inténtenlo ustedes también!

* * *

¡Muchas cosas vanas e inútiles fueron inventadas por las personas debido a la incomprensión del significado de sus vidas y de aquello que Dios quiere de nosotros!

¡Pero conociendo todo esto, es posible limpiar las propias vidas de la basura y realmente perfeccionarse sin malgastar el tiempo regalado por Dios a nosotros para nuestro desarrollo en las condiciones que ofrece una encarnación en el planeta Tierra!

¿Existe la sexualidad «en el otro mundo»?

Sí, existe, pero es diferente.

Antes de profundizar en este tema, menciono, para aquellos que no lo saben, que cada persona después de desencarnarse, normalmente, mantiene la apariencia del cuerpo que tenía en su última encarnación. También mantiene el sexo del cuerpo tanto en la apariencia como en la autopercepción.

Sin embargo, el sexo en su variante «terrenal» no es posible para las personas no encarnadas, ya que ellas no tienen los genitales materiales cuya interacción puede resultar en un orgasmo.

¡Por otra parte, la sexualidad puede tener lugar en la esfera de las relaciones emocionales incorpóreas!

A propósito, es posible observar cómo las parejas que se amaban verdaderamente siguen viviendo unidas después de la desencarnación de ambos integrantes.

Tampoco debemos olvidar que los seres no encarnados se distribuyen por diferentes eones (lokas, dimensiones espaciales), entre los cuales hay eones infernales, paradisíacos y Divinos.

¿Es posible decir que existen manifestaciones de conducta sexual en el infierno? No he estudiado este tema, pero sé que allí reinan la maldad, el odio, la desesperación y el miedo. Sin lugar a dudas, las emociones sexualmente coloreadas, sutiles y tiernas no pueden existir allí. En cambio, existen los deseos sexuales groseros pero sin la posibilidad de satisfacerlos, y los intentos de aquellos seres infernales de «pegarse» a la lujuria de las personas encarnadas groseras lo demuestran.

En cuanto a las moradas paradisíacas y Divinas, en las cuales no hay otros estados, salvo el amor, allí el matiz sexual de las emociones llena la vida de sus habitantes de un éxtasis superior.

Los seres encarnados pueden, en muchos de los casos, unirse hasta cierto grado mediante sus genitales. ¡En cambio, los seres no encarnados se interpenetran y se unen totalmente siendo almas desnudas (de los cuerpos materiales y de otros vestidos)! Además, ellos pueden añadir a su amor un matiz sexual, entrando fácilmente en los estados extáticos, intensos y prolongados. Estos estados son especialmente vividos entre las Almas altamente desarrolladas en su evolución. El término inglés Supreme Bliss (Éxtasis Supremo) corresponde principalmente a estos estados Suyos. Esas Almas pueden llenar el espacio a Su alrededor con tal Éxtasis, permitiendo a los discípulos dignos de Dios sintonizarse con Ellas y entrar en el mismo estado con el fin de seguir transformándose, entre otros propósitos.

Como vemos, Dios no rechaza la sexualidad. ¿Por qué entonces algunas personas lo hacen? ¿Tiene sentido dar oídos a su opinión?

La solución es muy sencilla en este caso: la sexualidad debe ser tal como Dios quiere que sea en la personas.

Sobre este tema hemos conversado mucho en esta y en otras conferencias nuestras y libros.

Literatura recomendada

  1. Antonov V.V. — Corazón espiritual. Religión de Unidad. «New Atlanteans», 2008 (en ruso e inglés).
  2. Antonov V.V. (red.) — Corazón espiritual. Camino hacia el Creador (poemas-meditaciones y Revelaciones). «New Atlanteans», 2008 (en ruso).
  3. Antonov V.V. — Cómo conocer a Dios. Autobiografía de un científico que estudió a Dios. «New Atlanteans», 2008 (en ruso e inglés).
  4. Antonov V.V. — Cómo conocer a Dios. Libro 2. Autobiografías de los discípulos de Dios. «New Atlanteans», 2008 (en ruso).
  5. Antonov V.V. (red.) — Trabajo espiritual con los niños. «New Atlanteans», 2008 (en ruso e inglés).
  6. Antonov V.V. — Obras clásicas de la filosofía espiritual y la actualidad. «New Atlanteans», 2008.
  7. Antonov V.V. — Ecopsicología. «New Atlanteans», 2010.
  8. Antonov V.V. — Conferencias en el bosque sobre el Yoga Más Alto. «New Atlanteans», 2008 (en ruso e inglés).
  9. Antonov V.V. — Sexología. «New Atlanteans», 2012.
  10. Antonov V.V. — Bhagavad-Gita con comentarios. «New Atlanteans», 2009.
  11. Antonov V.V. — Anatomía de Dios. «New Atlanteans», 2010.
  12. Antonov V.V. — Vida para Dios. «New Atlanteans», 2013.
  13. Zubkova A.B. — Cuento sobre la princesa Nesmeyana e Ivan. «New Atlanteans», 2007 (en ruso e inglés).
  14. Zubkova A.B. — Dobrinya. Bilini. «New Atlanteans», 2007 (en ruso e inglés).
  15. Zubkova A.B. — Diálogos con Pitágoras. «New Atlanteans», 2008 (en ruso e inglés).
  16. Zubkova A.B. — Parábolas Divinas. «New Atlanteans», 2009.
  17. Zubkova A.B. — Libro de Los Que nacieron en Luz. Revelaciones de los Atlantes Divinos. «New Atlanteans», 2008 (en ruso e inglés).
  18. Zubkova A.B. — Parábolas de Lao Tsé. «New Atlanteans», 2011 (en ruso e inglés).
  19. Zubkova A.B. — Parábolas sobre el anciano Zosima. «New Atlanteans», 2011 (en ruso e inglés).
  20. Tatiana M. — Al otro lado del mundo material. «New Atlanteans», 2012.
  21. Teplyy A.V. — Libro de los Guerreros del Espíritu. «New Atlanteans», 2010.

Nuestras películas

1. Sumersión en la armonía de la naturaleza. Camino al paraíso. (Presentación de imágenes). 90 min.

2. Corazón espiritual. 70 min.

3. Sattva (armonía, pureza). 60 min.

4. Sattva de las neblinas. 75 min.

5. Sattva de primavera. 90 min.

6. El Arte de ser feliz. 42 min. (HD-video).

7. Ecopsicología práctica. 60 min. (HD-video).

8. Llaves de los misterios de vida. Logro de la Inmortalidad. 38 min. (HD-video).

9. Bhakti yoga. 47 min. (HD-video).

10. Kriya yoga. 40 min. (HD-video).

11. Yoga de Krishna. 80 min. (HD-video).

12. Yoga del budismo. 135 min. 2 partes (HD-video).

13. Yoga taoísta. 90 min. 2 partes (HD-video).

14. Autorregulación psíquica. 112 min. 2 partes (HD-video).

15. Yoga de Sathya Sai. 100 min. (HD-video).

16. Yoga de los sufíes. 128 min. 2 partes (HD-video).

17. Yoga de los eslavos. 105 min. 2 partes (HD-video).

18. Yoga de los atlantes. 82 min. (HD-video).

19. Yoga de Pitágoras. 75 min. (HD-video).

20. Laya yoga. 48 min. (HD-video).

21. Kundalini yoga. 45 min. (HD-video).

22. Yoga de Juan Matus y de otros Jefes Espirituales indígenas. 147 min. 2 partes (HD-video).

23. Yoga de Jesús el Cristo. 128 min. 2 partes (HD-video).

24. Agni yoga. 76 min. (HD-video).

25. Advaita yoga. 47 min. (HD-video).

26. Ashtanga yoga. 60 min. (HD-video).



Pueden encargar los libros y las películas en las siguientes páginas web:


http://www.lulu.com/spotlight/spiritualheart

http://es.spiritual-art.info


 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto