English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Bhakti Yoga (Ciclo de conferencias en el bosque)
 

Vladimir Antonov

Bhakti Yoga
(Ciclo de conferencias en el bosque)

Traducción al español por
Anton Teplyy y Eduardo Jorquera Muñoz

© Antonov V.V., 2010.


El principio de bhakti, el amor-devoción hacia Dios fue proclamado primero por Krishna a través del Bhagavad Gita.

En particular, Krishna dijo:

 

11:54. …Sólo amor puede contemplarme en Mi más profunda Esencia y unirse Conmigo.

13:10-11. ¡…El amor inquebrantable y puro hacia Mí, …se reconoce como verdadero!

9:27. ¡Cualquier cosa que hagas, cualquier cosa que comas, cualquier cosa que ofrezcas como un sacrificio o regalo, cualquier hazaña que ejecutes… haz todo esto para Mí!

12:14. ¡…El que busca la unidad Conmigo, que está conociendo con resolución el Atman, que ha consagrado la mente y la conciencia a Mí, tal discípulo-amante, es muy estimado por Mí!

12:20. ¡…Todos… para los que Yo soy la Meta Suprema… son estimados por Mí sobre todo!

Para todos los que han avanzado en el Camino del desarrollo espiritual está claro que sin amor, sin enamoramiento del Creador es imposible lograr la Meta Suprema: la cognición directa de Dios en el aspecto del Creador y la Unión con Él.

Pues, son las emociones de amor las que acercan y unen las conciencias de las personas «ordinarias» y las Conciencias Perfectas que ya moran en la Morada del Creador.

Así, una de las tareas del buscador espiritual es desarrollar el amor-pasión por el Creador, que llevará a él o a ella a los Abrazos del Amado Principal, haciéndolo abandonar todas sus ataduras «terrenales», todos sus vicios, para que se quede sólo el Creador y el servicio devoto para Él.

De esta manera, se logra la desaparición de uno en Él. Y después tal Alma Perfecta actúa desde Él, ayudando a los que no han logrado todavía la Meta Superior.

¡Todos Los Que han logrado la totalidad de la Perfección fueron los Bhaktas del Creador! ¡No existe ninguna otra posibilidad de conocerle y unirse con Él!

Pero ¿cómo dominar este amor?

Para contestar esta pregunta, debemos dilucidar ¿cómo se forman las emociones de amor en nosotros?

¡Si alguien afirma que estas emociones se producen por el cerebro, tal persona todavía no entiende nada en el amor!

El punto es que nuestras emociones se originan en los órganos bioenergéticos especiales: ante todo, en los chakras.

Así, las emociones de admiración por la belleza, por la armonía de las situaciones particulares (por ejemplo: ¡mi ensueño se ha cumplido!) nacen en el chakra de cuello, en vishudha.

Las emociones aborrecibles de la ansiedad, irritación, maldad, de la anticipación de algo desagradable (por ejemplo, la sensación de los estudiantes antes de los exámenes) son el producto de una mala regulación del chakra manipura, el chakra que se localiza en la región del «plexo solar».

Las emociones sexuales se originan en el chakra svadhistana, en la parte inferior del abdomen.

Las emociones de confianza en uno mismo se producen cuando el chakra muladhara, que se localiza en la posición más baja, está lleno de energía.

Y el órgano que produce las emociones de amor es el corazón espiritual, que empieza su crecimiento en el chakra anahata del pecho.

Dios en los aspectos del Creador (o la Conciencia Primordial), del Espíritu Santo (o Brahman) y de Mesías (o Avatar) son los componentes SUTILÍSIMOS del Absoluto. Y para acercarse a Él, para llegar a conocerle, para percibirle con la misma claridad como percibimos a otras personas encarnadas, debemos refinarnos (como las almas o conciencias), lo cual es bastante realizable.

¡Por eso, Dios nos ofrece que nos libremos aun de la habilidad de entrar en los estados emocionales groseros, y al contrario, recomienda que cultivemos en nosotros las emociones sutiles y sutilísimas!

Pues, las emociones son los estados de la conciencia, del alma. Y para acercarse a los estados Divinos debemos acostumbrarnos a éstos.

Incluso, hay que acordarse bien de que después de dejar el cuerpo material, nosotros continuamos viviendo en el mismo estado de conciencia que era habitual para nosotros durante la vida en el cuerpo.

Así, las personas que se acostumbraron a la grosería emocional continúan viviendo en este mismo estado entre seres similares.

Las personas que se acostumbraron a vivir en la Tierra en estados armoniosos, sutiles y tiernos llegarán a ser los habitantes del paraíso.

Y Los Que se acostumbraron a la sutileza Divina y aprendieron a unirse con Dios en los aspectos del Espíritu Santo o del Creador se quedarán en la Unión con Él.

El refinamiento de la conciencia puede ser dominado usando varios métodos.

Entre ellos hay un método muy exotérico, es decir, común, natural, que es el amor sexual (sin embargo, no «con cualquiera», sino sólo con los representantes de la guna correspondiente, es decir, con la persona del mismo nivel del avance espiritual; la «mezcla de las gunas» no es aprobada por Dios).

Otra manera es desarrollar el amor-cuidado tierno hacia los niños.

Prestemos atención al hecho que Jesús el Cristo ponía mucho énfasis en esto. Veamos, por ejemplo, los siguientes preceptos del Nuevo Testamento:

 

«¡Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros!» (Juan 13:34).

«Sobre… todo, tened el amor ferviente los unos a los otros…» (1 Pedro 4:8).

«Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no ha conocido a Dios. Porque Dios es Amor» (1 Juan 4:7-8).

«¡Debemos amarnos unos a otros…! Si nos amamos unos a otros, Dios mora en nosotros, y Su Amor perfecto está en nosotros» (1 Juan 4:11-12).

«Dios es Amor, y el que permanece en el amor, permanece en Dios, y Dios en él» (1 Juan 4:16).

«No deban nada a nadie, salvo el amor…» (Romanos 13:8).

«Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced el bien a los que os odian y orad por los que os insultan y os persiguen…» (Mateo 5:44).

«…Porque si amáis (sólo) a los que os aman, ¿qué recompensa tenéis?» (Mateo 5:46).

«El que dice que está en la luz y odia a su hermano está todavía en la oscuridad» (1 Juan 2:9).

«¡Que el amor sea sin hipocresía! ¡Aléjense de lo malo, péguense a lo bueno!

¡Ámense fraternalmente unos a otros!…» (Romanos 12:9-10).

 

Jesús también demostraba a los discípulos Su ternura hacia María Magdalena, enseñándoles así las emociones y relaciones aprobadas por Dios.

Destaco que en el aspecto sexual de las relaciones humanas no es el sexo lo que tiene validez espiritual, sino son las emociones de ternura, caricia, cuidado hacia el compañero/a.

En esto nos puede ayudar mucho la comunicación con la belleza tierna de la naturaleza viviente, sobre todo, al amanecer y al atardecer.

¡Debemos de verdad aprender a amar sinceramente al principio todo lo mejor en la Creación, y después la Creación entera! ¡Sólo entonces logramos la habilidad de enamorarse del Creador!

¡Ahora bien, debe quedar bastante claro que no podemos decir que una persona tiene amor desarrollado si él o ella se permite comer platos hechos de los cuerpos de los animales muertos!

De mucha ayuda pueden ser también las obras del arte: como las películas apropiadas, fotografías, la pintura, la música y la coreografía.

Existen también métodos elaborados en los movimientos religiosos que ayuden a desarrollar las emociones del amor dirigido directamente hacia Dios.

Por ejemplo, los esquemas, elaborados en el catolicismo, de expresar la gratitud a Jesús por la hazaña de Su vida terrenal, de compasión hacia Él por su muerte de mártir en la cruz.

O algunos cantos ortodoxos.

O meditaciones dirigidas para desarrollar un amor ferviente a Dios practicadas en algunas iglesias protestantes.

O los bhajan que son unas fórmulas meditativas cortas repetidas muchas veces en el canto. Su propósito es imprimir en las conciencias de los participantes un estado de respeto y gratitud hacia Dios. También mediante ellos se aspira a librarse de los vicios y desarrollar las cualidades positivas.

Entre los bhajan podemos destacar maha mantra, propuesto por Chaitanya Divino, que glorifica a Krishna, Quien es el Creador de la Enseñanza del bhakti yoga. Es así:

 

¡Hare Krishna, hare Krishna,

Krishna, Krishna, hare, hare!

¡Hare Rama, hare Rama,

Rama, Rama, hare, hare!

 

Su significado es lo siguiente: ¡Gloria a Krishna Omnipresente! («Rama» significa «Omnipresente»).

Chaitanya nos manifestó que Él personalmente se dirige para ayudar espiritualmente a los que practican maha mantra.

Mientras uno canta o escucha maha mantra puede bailar. Chaitanya Mismo siempre baila tierna y suavemente con maha mantra cuando viene a los bhaktas encarnados.

Unos maravillos bhajans ejecuta el Avatar de nuestros días Sathya Sai. Sathya Sai personalmente nos bendijo para incluirlos en nuestra película Sattva; pueden escucharlos incluso allí.

Pero también es muy importante que exista una posibilidad de acelerar radicalmente el crecimiento de las cualidades positivas, consideradas anteriormente, a través de la estimulación directa del órgano de amor —el corazón espiritual— con la ayuda de técnicas esotéricas especiales.

Una de estas técnicas es «la plegaria a Jesús», el intento de llamar a Jesús al propio corazón espiritual repitiendo frecuentemente una llamada a Él: «¡Jesús! ¡Jesús! ¡Jesús!…». Este método de trabajo espiritual fue central en el movimiento esotérico, llamado hesicasmo, que se formó en la ortodoxia oriental.

La palabra hesicasmo se originó de la palabra griega hesykia. Esta significa lograr la tranquilidad estable de la mente que es la base necesaria para el trabajo meditativo subsiguiente.

Los estudios metodológicos de nuestra Escuela nos permitieron entender completamente los mecanismos de la «apertura» del corazón espiritual y cómo lograr la hesykia. Esto permite a los buscadores espirituales dignos dominar estas etapas del perfeccionamiento segura y rápidamente para después avanzar más en este Camino.

¿Y qué debemos hacer luego?

Luego hay que crecer como un corazón espiritual que se vuelve cada vez más y más sutil para que seamos capaces de percibir a Dios directamente en el aspecto del Espíritu Santo.

Habiendo crecido hasta tamaño adecuado, que es mucho más grande que un cuerpo físico, una conciencia obtiene la habilidad de trasladarse activamente en el espacio multidimensional con la ayuda de los brazos no materiales que consisten de la energía del corazón espiritual. Con estos brazos podemos abrazar a nuestros Maestros Divinos, de la misma manera como podemos abrazar a las personas encarnadas más queridas.

Los Maestros Divinos gradualmente llegan a ser percibidos tan fácilmente como las personas encarnadas.

Y entonces Ellos llevarán a sus discípulos amados a su Morada, a la Morada del Creador. En nuestros libros y conferencias hemos señalado como es que esto ocurre.

(La demostración de las meditaciones se puede ver en la película homónima).

 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto