English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Cinco etapas del crecimiento de la conciencia en el Camino espiritual
 

Vladimir Antonov

Cinco etapas del crecimiento de la conciencia en el Camino espiritual

Traducción al español por
Anton Teplyy

© Antonov V.V., 2010.


Un hombre suficientemente desarrollado ética e intelectualmente es capaz de dominar las siguientes etapas del crecimiento en el Camino espiritual:

1ra. Esta es la etapa preparatoria. Aquí es necesario asimilar el conocimiento verdadero sobre Dios, sobre el significado de nuestras vidas, sobre la metodología del crecimiento espiritual y cambiar nuestras vidas de manera correspondiente.

2da. Después él se establece en el chakra anahata. Desde allí percibe el mundo circundante y precisamente desde allí reacciona a todo lo que sucede.

3ra. Luego él se vuelve un corazón espiritual mucho más grande que su cuerpo material. Incluso puede tomar formas gigantes, similares a la figura del cuerpo humano. Ahora él posee la capacidad de trasladarse con la conciencia en el espacio universal, siendo libre de las cadenas de la materia, incluso, lo hace, con la ayuda de los brazos de la conciencia, que están conectados con el corazón espiritual y que son coesenciales a éste.

4ta. Habiéndose refinado hasta el estado del Espíritu Santo y conocido al Creador en Su Morada, Él vive ahora en la compañía de otros Espíritus Santos, percibiéndoles, abrazándoles, uniéndose con Ellos y ayudando juntamente a los seres encarnados en su desarrollo espiritual.

5ta. Habiéndose sumergido en el Océano de la Conciencia Primordial (del Creador) y unido con Él definitivamente, Él vive en Sus dos estados principales: en Tranquilidad o Fuego Divino, que es el estado activo. Él está unido con la totalidad del Absoluto, pero también se presenta a los seres encarnados como el Representante del Creador, como el Espíritu Santo.

 

 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto