English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Capítulo cuatro: El Destino
 

Las lecciones de Pitágoras/Capítulo cuatro: El Destino


Capítulo cuatro:
El Destino

Luego de la historia con Hamilcar, Pitágoras fue reverenciado por su arte como sanador. Los nobles persas comenzaron a buscar su ayuda.

Un día, uno de los comandantes persas, rodeado de muchos soldados armados llegaron al lugar en donde los sacerdotes cautivos descansaban en una parada, entre los cuales estaban Pitágoras y Hamilcar.

Hamilcar los vio con cierto azoramiento, listo para avanzar y defender a Pitágoras cuando los soldados lo rodearon.

«No te preocupes, no estoy en peligro,» le aseguró Pitágoras.

Junto al noble persa que vino a Pitágoras, uno de los esclavos estaba parado y sosteniendo una jaula con un halcón.

El persa había comenzado a hablar:

—¡Mira, griego! Yo le disparé a este halcón hace mucho tiempo y quería entrenarlo para que pudiera cazar para mí. Pero su ala herida aun no sana. ¿Ellos dijeron que tú eres un gran sanador? ¡Muéstrame tus habilidades! ¿O no puedes curar al ave? ¡Si no sana, entonces tendremos que asarla en un espetón, ya que no tendrá ningún valor!

Pitágoras abrió la jaula.

—¡Ten cuidado griego! ¡Esa cosa pincha muy fuerte, clavando sus garras, lista para escapar siempre que pueda! Y entonces tendremos que atraparla cruzando todo el desierto, — el persa rio —

Pero el halcón subió con confianza sobre la mano de Pitágoras. Pitágoras acarició tiernamente al halcón y le dijo algo en griego… Después de unos momentos de la mano sanadora, el ave extendió sus alas con confianza y se elevó al aire.

¡El halcón sanado estaba revoloteando contra el fondo del sol en el cielo, como dando gracias a su salvador!

—¡¿Qué has hecho?! ¡¿Por qué lo dejaste ir?!

—¡No vale la pena causar mal a nadie! ¡Cada vida es sagrada! ¡En Egipto, Horus el halcón es un símbolo de la Deidad, que es el controlador de las vidas y destinos de todos los seres! ¡El liberar este pequeño residente alado del desierto puedes considerarlo como buena suerte! ¡Salvar la vida de esta ave involuntariamente puede mejorar tu destino! Tu habrías sido lastimado seriamente en la próxima batalla y habrías pasado el resto de tus días languideciendo en cautiverio. ¡Pero ahora tienes la oportunidad de evitar ese destino!

»¿Me pediste sanar al ave? ¡Lo hice! Además, casi te he salvado del destino miserable de un esclavo. Si ahora me entiendes, entonces solo serás ligeramente lastimado en la próxima batalla, pero escaparas del cautiverio!

»Puedes agradecerme por salvarte o maldecirme por la pérdida del halcón. Será tu elección, y esta elección también cambiará tu vida.

»¡El estado de gratitud, y cualquier otro estado y los pensamientos de la persona son muy importantes en la formación de su propio destino en el futuro cercano y lejano!

El persa estaba tan sorprendido por lo ocurrido que ni siquiera tenía deseos de estar molesto:

—¿Puedes ver el futuro? ¿Una cosa tan pequeña como un ave en una jaula es capaz de afectar mi vida?

—El futuro es fácil de ver. De hecho, ¡las personas crean su propio destino justo ahora! Y quienquiera que conozca las Leyes por las cuales todo se desarrolla puede estimar las oportunidades para el desarrollo futuro de la vida de una persona tan fácilmente como usted puede calcular sus monedas de oro, sumándolas o restándolas.

»Por supuesto, para poder ver los destinos es necesario el buen conocimiento del pasado de cada alma. Pero quien vea no solo al cuerpo, sino también al alma, puede fácilmente reconocer su pasado y su cualidad, y sus oportunidades en el presente. ¡Esto significa que puede fácilmente prever el futuro! ¡El halcón — fue una especie de señal enviada por el Poder Divino la cual te advirtió de una desgracia amenazante!

—¿Fuiste tú enviado también por esta Fuerza para explicarme esta señal?

—¿Puedes verlo? ¡Tu entendimiento se ha extendido: lo has dicho tú mismo!

—¿A qué dioses adoras, griego, que te han dado tales habilidades?

—Las personas llaman al Poder Divino por diferentes nombres. Ellos normalmente adoran a ciertos símbolos de esta Fuerza, pero sin entender exactamente a Quien adoran. Ellos oran por el cumplimiento de sus deseos, por una cosecha, lluvia, felicidad familiar, amor, éxito, victorias militares… Hay muchos nombres de «dioses» que las personas sirven en templos de diferentes países. Las naciones no solo difieren en los lenguajes, sino que cada tribu humana está en búsqueda de formas de conectar a las personas con esa Fuerza que controla todo. Ellos buscan esta Fuerza a través de ciertas imágenes, las cuales han llamado los dioses de la cosecha, del cielo, del fuego, de la Tierra, del Sol, o de varias características humanas — desde el amor hasta el odio… Y los «mediadores», sacerdotes, han obtenido grandes ganancias de la humillante adoración de esas personas. Eso está ocurriendo en este momento casi en todas partes en la Tierra.

»A pesar de que la Conciencia Divina Primordial es llamada por diferentes nombres, Su Poder no cambia.

»Aun cuando las personas adoran a «dioses» falsos, el Poder Divino no deja de manifestar Sus Leyes.

… Esta vez Pitágoras no solo hablo para el persa. Él entendió que para Hamilcar sus palabras eran mucho más comprensibles e importantes.

Pero los eventos y circunstancias también habían permitido que este persa escuchara lo que Hamilcar necesitaba saber más. Y otras personas que estaban escuchando la conversación también pudieron aprender un poco de esto…

Pitágoras continuó:

—¡Las Leyes permanecen eternas por lo que todo existe en el Universo!

»Los principios de Armonía y Amor yacen en las bases de todo.

»Si la persona no rompe las Leyes de Armonía, Justicia y Amabilidad, entonces pronto él será capaz de reconocer como el Poder Divino controla los destinos y eventos.

—¡En el mundo no se ve lo que tu llamas armonía y justicia! —dijo el persa, burlonamente.— ¡Hemos conquistado la mitad del mundo! ¿Y deseas que los ganadores no disfruten los frutos de sus victorias?

—¡Ustedes, «los ganadores» inevitablemente obtendrán los frutos! ¡Pero no serán tan dulces y hermosos como les parecen ahora!...

»¡Te advertí porque tú eres inteligente y puedes comprender lo que estoy diciendo!

—¿En tu opinión que debería hacer ahora para evitar las desgracias?

—Lo principal que tienes que entender: ¡la vida terrenal en el cuerpo no es eterna! ¡Las riquezas y el poder terrenales inevitablemente terminaran con la vida del cuerpo! ¡Todas las riquezas terrenas acumuladas pueden ser repentinamente perdidas por el hombre! ¡La vida en el cuerpo puede ser interrumpida en cualquier momento — y entonces viene lo que las personas llaman muerte!

»El desconocido mundo póstumo llena de miedo a las personas ignorantes. Es por eso que los sacrificios y otros rituales fueron inventados para aplacar este miedo y para supuestamente apaciguar a los «dioses»…

»¡Pero los rituales y ceremonias no cambian nada! ¡Y los sacrificios sangrientos solo agravan la oscuridad, donde las almas pueden entrar!... ¡La vida póstuma del hombre no será grande si después de su muerte serán sacrificados y enterrados junto a el: esposas, caballos, sirvientes y objetos dorados lujosos!

»Lo que cada uno merece personalmente, ¡inevitablemente se encontrará con él en el otro lado de este umbral, después de abandonar el cuerpo!

»¡Solo actos de amabilidad y justicia mejoraran el destino de uno mismo! ¡Quien no muestra rabia, odio y violencia, esa persona se libera a de esto en la vida después de la muerte!

»¡La vida póstuma no agobia a quienes pasaron toda su vida terrenal en emociones amables!

—¿Cómo puedo agradecerte, Sabio, por tu lección?

—Primero y ante todo — ¡aceptándolo!

—¿Y que hay acerca de toda la caravana de esclavos y objetos de valor que estoy obligado a proteger? ¿No es esa la razón por la cual también puedo volverme esclavo en el futuro?

—¡Tienes razón y también es así! Pero hay algunas circunstancias actuales en tu vida que dependen de ti y algunas de ellas no las puedes cambiar.

»Considerando la situación actual, puedes detener la violencia y crueldad hacia los prisioneros que son puestos bajo tu mando. ¡Esto está en tu poder!

»También, me gustaría tener la posibilidad de moverme con libertad dentro de los límites de este campamento y sanar a los prisioneros, así como para enseñar a mi discípulo este arte de sanar.

—Bueno, griego, ¡tratare de pedir este permiso para ti!

… El persa, se fue, acompañado por sus guardias que no entendieron nada de esta conversación, pero entonces le contaron a todos como el sacerdote griego había hablado el idioma de las aves, luego había curado a esta ave y la dejó ir…

Hamilcar y Pitágoras continuaron la conversación.

Hamilcar preguntó:

—Toda mi vida observé como las personas fuertes predominaban sobre las débiles y haciendo eso obtenían bienestar para sí mismos. Por lo tanto, ¿el poder es sin embargo necesario para la vida y trae el éxito?

—En el caso en que el poder de la persona es dirigido a objetivos virtuosos, ¡el ayuda a alcanzar con éxito la Perfección! Pero si no lo es…

»Si, a veces en la vida aquellos que son más fuertes predominan sobre quienes son más débiles. Esto es similar a como los depredadores superan a su presa.

»Pero si la violencia del león sobre su presa es natural para la bestia, ¡la violencia de algunas personas sobre otras hace al segundo mucho peor que los animales predadores!

»Después de todo el león no mata a su víctima por su rabia, sino solo por el propósito de conseguir algo de comida, lo que le permitirá sobrevivir. La humanidad ha caído tan bajo que las personas dan muerte a otros por la adquisición de riquezas y por el poder imaginario sobre la extensión terrenal que no puede pertenecer a los reyes, ¡sin importar cuanto se jacten sobre las tierras conquistadas!

»Si, quien es útil y determinado posee el poder, y puede «triunfar» sobre las personas débiles… Y parece que un viento justo del destino lo lleva de un logro a otro… Pero si los propósitos del hombre pertenecen al mundo de la oscuridad, ¡entonces esos «éxitos» son imaginarios! ¡Ellos solo agravan la severidad y el dolor que recibirá como «recompensa»! ¡Tales «victorias» a veces son peores que la derrota para el destino futuro!

»¡Un montón de guerras terribles y devastadoras aun deberán suceder en la Tierra para hacer que las personas entiendan cuán grande es vivir en paz!

»Para vivir en paz y armonía con uno mismo, sin tener las destructivas contradicciones internas entre pensamientos, deseos y emociones, buscando la paz e integridad — ¡es posible para una persona determinada, no importa cuales circunstancias la rodeen! Pero toda la comunidad humana puede apreciar las ventajas de vivir en un desarrollo comunitario armonioso, ¡no en la enemistad y violencia de unas comunidades sobre otras! ¡Tú y yo, nuestro objetivo es llevar este conocimiento a otras personas!

»Puedes ver claramente ahora en el Egipto en ruinas que ha llegado a su fin, el daño de la violencia de un país sobre otro, de una nación sobre otra.

»Y el rey Cambises quien ahora se atrevió a asignarse el título de faraón obtendrá muy pronto lo que estuvo «conquistando» toda su vida: una muerte en extremo sin gloria y una terrible existencia póstuma en donde él, en particular, verá todos sus errores…

»¡Y la palabra faraón de hecho significa la Casa de Dios! El único digno para llevar este título, quien unió en sí mismo la Divina Trinidad:

»se unió al Poder Infinito del Creador Unido en Su Casa Universal,

»se volvió una manifestación de Su Fuego Creativo,

»hizo a su cuerpo como un instrumento para la manifestación del Espíritu Divino, ¡la Voluntad Unida del Todo!

»Cambises pronto sufrirá una muerte no heroica y él ni siquiera tendrá tiempo de disfrutar sus riquezas saqueadas y el poder sobre los vastos territorios conquistados.

»Y tal destino acontece a todos los tiranos e invasores quienes están ciegos por la codicia de poder, quienes creen que ellos serán capaces de obtener satisfacción de la posesión de riquezas que no han creado, y del poder sobre los países que conquistaron. Sus vastos imperios siempre comienzan a desmoronarse desde adentro, como un árbol, podrido en su centro. Y entonces, solo una ráfaga de viento es suficiente para hacer caer a este árbol.

»De la misma manera, el cuerpo envejecido perecerá si esta persona ha fallado en crear la paz y armonía en si misma…

»En consecuencia, los países e incluso civilizaciones completes desaparecen…

»En efecto, aquellas personas que están bajo el mando de tiranos por una campaña de guerra ¡también sueñan con poseer esas cosas que van a conquistar y a esas personas que quieren esclavizar!

»fuertemente visible es la decadencia de las almas de los invasores, cuando observamos después de la conflagración de la guerra a esas personas desdichadas que perdieron todo lo que habían poseído, ¡y ahora son arrastrados como esclavos en tierras extranjeras!

»y entonces, ¡los imperios y sus gobernadores perecen queriendo gobernar ignorando las Leyes de la Armonía del Todo!

»¡Cuán importante es entender que en realidad cada uno posee solo eso que él manifiesta!

»Una vez los Dioses me dijeron:

»—Todo lo que en realidad es tuyo — es lo que puedes llevar contigo después de la muerte del cuerpo. Todo el resto no te pertenece. ¡Tener todo lo demás es una ilusión!

»»¡Solo la experiencia que fue absorbida por el alma, solo el amor, la pureza y la sabiduría en que se convirtió el alma, en verdad tiene un valor real! ¡Esta riqueza integral que puede ser guardada y acumulada de una vida a otra! ¡Estas son las cualidades que deben transformarse en las Cualidades Divinas!

»»¡Y entonces, el alma se convierte en la Llama de Amor y adquiere el derecho de unirse con el Poder Creativo del Todo!

<<< >>>
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto