English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Cómo Dobrynya venció a un ídolo
 

Cómo Dobrynya
venció a un ídolo

Dobrynya cabalgaba a través del campo, reuniendo una pequeña hueste. Él reclutó a aquellos que eran osados y fuertes en espíritu y les instruyó en cómo realizar el servicio Heroico. Dobrynya les enseñó los mandamientos Heroicos:

El primer mandamiento era el de crear el Bien en la Tierra, vivir no para uno mismo sino para la gente y actuar no como uno quiere, sino como Dios quiere.

El segundo mandamiento era el de cultivar gran Poder Heroico y luchar contra los enemigos, no con odio y agresión, sino con Amor y Calma.

El tercer mandamiento era el de obtener Sabiduría para ser capaz de distinguir correctamente el bien y el mal — así no destruir al inocente, no amargar a una persona culpable pero sí cambiar y sanar a esta persona, multiplicando las fuerzas del Bien y dirigiendo a toda la gente hacia la luz del Amor.

… Dobrynya cabalgaba y mirando en la distancia. Él pensaba: ¿Dónde está la próxima hazaña que debería llevar a cabo hoy?

De repente, vio un ídolo vacío. La gente que vivía alrededor adoraba a este ídolo, trayendo costosas ofrendas para este. Ellos pensaban que de esta manera éste les protegería de los enemigos, haría caer la lluvia, curaría a los enfermos, y multiplicaría sus cosechas… Ellos se postraban asustados delante de esta estatua vacía, rogándole por piedad…

Y durante las noches, el ídolo lanzaba chispas con sus ojos de fuego y hablaba con una voz terrible, prometiendo castigo a todos aquellos que llegaran a desobedecer…

Un pequeño hombre vivía cerca del ídolo. Él aceptaba todas las ofrendas, dictaba las reglas en nombre del ídolo, y demandaba la obediencia de otros…

Ese pequeño hombre usaba todas las ofrendas dadas al ídolo para sí mismo, y su poder sobre la gente era grande…

Dobrynya estaba sorprendido y se entristeció, viendo que la gente no se dirigía al Dios Padre viviente, pero sí en cambio, hacia el ídolo vacío.

Él comenzó a preguntarle a la gente por qué adoraban a la estatua vacía.

La gente le contestó:

—¡Nuestros padres y abuelos vivían de este modo, y nosotros le enseñamos a nuestros hijos a temer y a obedecer al ídolo. Dios, Aquel del que tú hablas, no puede ser visto, y así, es desconocido para nosotros, pero el ídolo está justo aquí, y el castigará a los desobedientes! ¡Nosotros tenemos miedo siquiera de escucharte! ¡Es mejor que te vayas de este lugar para evitar problemas!

Sólo unos pocos de los más osados dijeron a Dobrynya:

—¡Muéstranos que el ídolo está vacío por dentro y te creeremos!

Dobrynya reunió a los valientes alrededor de él, y fueron hasta el ídolo.

¡El pequeño hombre corrió a su encuentro. Él amenazó a todo aquel que se acercara al ídolo con una terrible retribución y les prometió la muerte y sufrimiento eterno después de esta. Él pronunció terribles juramentos!...

Dobrynya sonrió, levantó su escudo en silencio — y el odio del pequeño hombre se reflejó de vuelta hacia él. Este escapó asustado apenas con vida…

Dobrynya le mostró a los más valientes que el ídolo estaba vacío por dentro. Él les explicó que el pequeño hombre venía aquí durante las noches, encendía fuego — y los ojos del ídolo relucían horribles. El pequeño hombre leía en voz alta la inscripción tallada en las paredes por sus ancestros — y el vacío dentro del ídolo, zumbaba creando una voz inhumana…

Entonces los valientes comenzaron a pedir a Dobrynya:

—¡Tú nos has enseñado el vacío ahí. Bien, ahora muéstranos a Dios Padre!

Dobrynya les respondió:

—¡Dios Padre es el Progenitor y Creador de todo. Él está en todas partes!

»¡Miren a los hermosos árboles, la hierba verde, musgos esponjosos, flores fragrantes, colinas distantes, el cielo azul, y el sol radiante! ¡Dejen que las almas se llenen de la gratitud por tal belleza, creada por el Padre Divino!

»¡Él está en todas partes — y Él no tiene ni límites ni barreras! ¡Él está donde las montañas distantes están! ¡Él está donde el mar azul está! ¡Él está donde los bosques altos están! ¡Él está donde tú estás! ¡Él está donde yo estoy! ¡La puerta al mundo de Dios Padre se abre en el corazón humano lleno de amor por nuestro Progenitor común! ¡Ahí — Él es visto como la Luz Pura, brillando más fuerte que el sol! ¡Ahí — todos Le pueden oír, porque Él es el Padre Amoroso para todos!

—¿Cómo podemos aprender a escuchar a Dios Padre?

—La primera cosa que deben aprender es a escuchar el silencio: escúchenlo en el corazón lleno de amor. También pueden escuchar a los árboles — cómo ellos susurran con sus hojas, o el chirrido de los grillos en una pradera distante… Pueden escuchar las canciones de los pájaros en el cielo azul por encima de la tierra…

»Pueden escuchar a la Madre Tierra y sumergirse ustedes mismos dentro de Su gentil calma… Pueden oír cómo nuestra Madre Tierra canta canciones de cuna… Ella acaricia todo y a todos, abraza, acuna y da Su poder… La luz de la Tierra gentilmente acuna a todas las creaturas y está lista para llenarles con el poder del amor…

»Entonces — si escuchas en el silencio de tu enorme y abierto corazón espiritual — las palabras de Dios serán escuchadas claramente. Sólo pregunta — ¡y enseguida tú escucharás la respuesta, y la Luz de Dios te abrazará con Su Amor!... En esta forma, Dios Padre llena con Su Amor todos esos hijos e hijas que Le han conocido.

¡Los valientes estaban asombrados! Las puertas hacia sus corazones espirituales se abrieron un poco. ¡Ellos vieron la Luz Pura, brillando más brillante que el sol, y sintieron el Amor de Dios Padre!

Ellos les dijeron a todos los demás lo que había pasado. Y la gente comenzó a pedir a Dobrynya que les liberara del ídolo.

Dobrynya desenfundó su espada brillante y cortó el ídolo como si fuera un árbol podrido. En este momento, todas las personas vieron el vacío en el interior… Y no hubo más temor frente al ídolo en los humanos.

Dobrynya comenzó a decir a todos sobre Dios Padre y a enseñar cómo llenarse a sí mismo con el amor del corazón, en vías de ser capaz de ver y escuchar al Progenitor-Creador. También enseñó a cómo mantener los mandamientos de Amor y Bien, y a vivir felizmente en la hermosa Tierra.

Él le enseñó a los valientes aún más. Les enseñó a cómo amar a otras personas, cómo protegerles, enseñarles, cumplir los preceptos de Dios totalmente, acumular amor bondadoso y convertirse en un Héroe.

… Y Dobrynya cabalgó aún más.

Dobrynya cabalgaba a través del campo, reuniendo una pequeña hueste. Él reclutó a aquellos que eran osados y fuertes en espíritu y les instruyó en cómo realizar el servicio Heroico.

<<< >>>
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto