English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Sobre “Doble-Problema” y el Destino
 

Sobre “Doble-Problema” y el Destino

Dobrynya cabalgaba a través de campos y bosques. Mientras tanto la primavera llegó a la tierra y trajo amor y alegría, el despertar de toda creatura viviente y un nuevo nacimiento para todo y todos.

Arroyos de primavera comenzaron a balbucear: —¡Lluvia, belleza de primavera!

Pájaros al unísono comenzaron a volver a casa: —¡Lluvia, belleza de primavera!

Flores comenzaron a abrir sus corolas: —¡Lluvia, belleza de primavera!

Animales de gran pelaje del bosque caminando en parejas: —¡Lluvia, belleza de primavera!

¡Bella primavera, tú eres el despertar del amor y un nuevo nacimiento para todos los seres vivientes!

La gente dio la bienvenida a la primavera con una celebración. Damiselas escogieron muchachos, y muchachos escogieron damiselas. Bodas alegres eran celebradas por todas partes.

Dobrynya también fue llamado para una boda: para ser el invitado de honor y para desearle buena suerte a la pareja recién casada.

Él pensó: «¿Qué no he visto Yo en bodas? ¿Acaso Yo no bebí la dulce miel? ¡Yo verdaderamente nunca llevé vino a Mi boca, ya que Yo no lo necesité! El Poder Heroico no vive en aquel que bebe vino.

Él quería rehusarse, pero Dios le dijo:

—!Ve! ¡Tú encontrarás aflicción y la eliminarás!

Así que Dobrynya cabalgó.

Pronto Él vio un río fluyendo en medio de orillas empinadas. El agua había socavado una de ellas, y una gran roca cayó en el río y bloqueó su flujo. El agua comenzó a elevarse e inundó todo alrededor pero no podía mover la piedra o fluir alrededor de esta. Pronto esta agua alcanzaría una aldea cercana e inundaría las casas…

Dobrynya decidió ayudar al río. Entró al agua y empujó la piedra con su hombro. Una vez, dos veces… Solo a la tercera vez la piedra se movió de su lugar. Dobrynya la apoyó en la otra orilla del río, y el agua comenzó a fluir libremente de nuevo. El río corrió hacia el mar azul, llevando sus aguas de primavera.

Dobrynya se recostó debajo de un árbol para tomar un descanso y permitió a Su caballo comer verde pasto de primavera.

Cuando despertó, Él escuchó una conversación. Personas malvadas estaban ideando un plan pérfido. Ellos debatían cómo irían a la boda, emborracharían a todos con vino extranjero, y cuando todos se durmieran, raptar a la novia y a todas las bellas damiselas, llevárselas a otra tierra y venderlas al príncipe como concubinas.

Las malas personas se fueron cabalgando sin notar a Dobrynya.

Él ensilló Su caballo y alcanzó a esos villanos.

Él les preguntó:

—¿A dónde van?

—Fuimos llamados a una boda.

—Yo cabalgo a esa boda también. ¿Qué regalos traen?

—Llevamos vino extranjero costoso, —respondió la gente no bondadosa.

—Y Yo, —dijo Dobrynya — estoy llevando la espada Heroica. Yo sé que gente malvada quiere emborrachar a toda la gente en esta boda, y en la mañana, cuando todos se duerman, ellos robarán a la novia y a todas las bellas damiselas para venderlas al príncipe como concubinas. ¡Ahí es cuando Mi espada será útil! ¡Cuando estas personas no bondadosas empiecen a hacer esto, Mi espada les cortará sus cabezas retorcidas!

La gente no bondadosa se asustó y cayeron en sus rodillas en frente de Dobrynya, inclinándose ante Él y pidiendo que les perdonara…

Dobrynya dijo:

¡Gracias a Dios que sus acciones malvadas han quedado sin realizar! Piensen para el futuro qué regalos llevarán a la gente y qué cosecharán de esto. ¡Vuestro astuto plan pudo haber sido desconocido para Mí, pero nadie puede esconder nada de Dios, ni un pensamiento, ni una palabra, ni una acción! Cualquier cosa que hagas, la hora vendrá en que responderás por eso. ¡Recibirás tu recompensa y obtendrás lo que mereces! Vayan ahora en paz, y díganle a la gente lo que les pasó. Si gracias a esto, habrá menos intenciones malvadas en la Tierra — esto significará que ustedes han lavado la culpa de vuestros destinos.

Así que ellos fueron a través de la tierra y comenzaron a hablarle a la gente sobre el Dios que Todo-lo-Ve. Las personas le escucharon y se hicieron mejores.

… Dobrynya cabalgó aún más.

Él llegó a la bien construida, hermosa casa, donde Él fue llamado a la boda, y vio que estaba llena de invitados. Un jubiloso festín estaba en plena acción. En la mesa había diferentes tipos de miel dulce, panes recién horneados, hongos, encurtidos, jamones…

Dobrynya les deseó buena suerte a la pareja recién casada, hizo una reverencia a los dueños e invitados, y quería seguir adelante.

Pero Dios Le dijo:

—¡Espera! ¡Tú no has explicado nada a nadie aún!

—¿Pero quién va a escucharme en la boda?

—Hay una persona…

—Muy bien, voy a quedarme —dijo Dobrynya.

Él vio a una joven pero no muy linda muchacha, la hermana menor de la novia, llevando un cucharón con miel hacia Él. En eso ella tropezó y cayó, derramó la miel, se ensució, se hizo un chichón, causando que los invitados rieran.

Su madre y padre le dijeron:

—¡Siéntate detrás de la estufa, Doble-Problema! ¡No nos avergüences ante nuestros queridos invitados!

La muchacha se secó la cara, se colocó una moneda de cobre en la frente y se sentó detrás de la estufa. Ella estaba sentada calladamente y estaba infeliz — pero no enfadada, triste — pero no ofendida.

¡El festín estaba en plena acción alrededor! ¡Todos estaban llenos de alegría! Repentinamente todos ellos se olvidaron de Dobrynya.

Él se sentó en el banco cerca de la estufa y le preguntó a la muchacha:

—¿Cuál es tu nombre?

—Alyona, —ella respondió. Pero todos me llaman Doble-Problema. Ellos ni siquiera recuerdan mi verdadero nombre.

—Vamos afuera, Alyona, y hablemos. Es sofocante aquí.

Cuando ellos salían de la casa, Alyona empujó accidentalmente una bandeja con jarros de arcilla y todos los platos cayeron y se rompieron… Su madre quería gritarle pero no lo hizo, pensando ¿Qué puedo decirle a una niña tan torpe?

Alyona se sentó debajo de un árbol, se secó las lágrimas, y le pregunto a Dobrynya:

—Tú ayudas y salvas a todos. ¡Sálvame también! ¡Parece que la calamidad y el infortunio nacieron justo antes de mí! ¡No tengo suerte en nada! ¡No sé cómo vivir! ¡Tal vez, deba ir y ahogarme en un pozo! ¡Pero probablemente hasta en eso fallaré: me quedaré atascada en el y me convertiré en un obstáculo para todos!

—¡Únicamente tú sola te puedes ayudar a ti misma, Alyona! Uno solo, como un hilador, hila su propio destino. Uno hila la ropa de su propia vida del hilo de sus propias acciones. Cada acción pone un antes y un después en la vida de una persona e influencia el futuro de él o ella durante muchos años. El destino es tejido desde muchos actos pasados, es por ello que no es fácil cambiarlo. El hilo del destino humano se extiende por muchas vidas. Se estira desde el pasado hasta el futuro.

«¿Ahora entiendes cómo las aflicciones se entrelazan ellas mismas en el destino humano? La pena y el dolor que una persona causa a otra vuelven a esa persona como un destino poco amistoso. No importa cuán rápido o lento estos vuelven, el corregir la maldad que fue hecha es más difícil que tratar de no hacerlo más. Si ahora algo malo te sucede, no llores y no estés triste, más bien di gentilmente «¡Perdóname!» a esa persona que sufrió por tus malas obras anteriores. De este modo, el próximo nudo oscuro en tu destino será desatado.

«Como un herrero forja hierro y oro, los templa en fuego, y vierte agua sobre ellos — así uno puede cambiar su propio destino. Para deshacerse de un destino amargo, tú debes cambiarte a ti misma. Para esto, la firmeza es necesaria — ¡y no por un día solamente!

Aquí Alyona comenzó a llorar aún más. Su pañuelo quedó completamente empapado:

—¿Cómo supiste sobre el herrero, sobre mi más grande aflicción? Yo no dije a nadie sobre esto. Hasta traté de no pensar en él… ¡Yo amo al herrero Vavila!... Él es un hombre hábil: él puede herrar a un caballo y hacer un anillo de bodas de una barra de oro. Sus manos son fuertes pero suaves. Él puede hacer cualquier trabajo, como si hierro, plata, cobre y oro le escucharan… ¡Pero no puede ser posible que él me ame! ¿Por qué él amaría a una inútil cuando hay tantas muchachas lindas alrededor?

—¿Por qué es una aflicción que tú ames a un buen hombre? ¿Cómo puede el amor que tú das ser una aflicción? ¡Es la mayor alegría cuando el amor ha despertado en el corazón!

«¿Por qué estás llorando y sufriendo? Probablemente, tú no amas al herrero Vavila, sino más bien te amas a ti misma como eres: torpe, desafortunada, inútil… ¡Sientes lástima por ti misma y te amas a ti únicamente!

«¡Si quieres vivir sin esta aflicción, tú necesitas cambiar en vez de continuar amándote a ti misma! ¡Tú debes transformarte a ti misma para deshacerte de este amargo destino!

«Entonces, ¿vas tú a hacer buena, gentil, hábil, hermosa, considerada y sabia a Alyona partiendo de una inútil?

—¡No tengo nada que perder además de mi amarga suerte! ¡No puede ser peor que esto!...

—¡Entonces comienza! ¡Ve a algún río, lava tus sucias ropas, lava tus lágrimas amargas, toma un baño también, y comienza a vivir desde nueva!

Alyona se bañó en el río — ¡en el agua fresca de primavera. ¡Ella lavó sus lágrimas amargas y lavó su vestido, calentó y secó su cuerpo bajo el sol y se convirtió como en una persona recién nacida!

Dobrynya le dijo:

—¡Alyona, con el amor de tu corazón, agradece al Sol que secó tu cuerpo y te sanó!

Alyona elevó sus manos en gratitud al Sol — ¡y una corriente de pura, Luz dorada se derramó sobe ella! ¡Ella permaneció bajo ella por un rato y quedó llena de esta Luz viviente! ¡Ahora otra Alyona yacía! ¡Fue como si el capullo de una bella doncella floreció repentinamente! Brillando con felicidad, Alyona dijo a Dobrynya palabras de agradecimiento:

—¡Nunca antes he yo sentido tal alegría y bienestar! ¡Gracias, Dobrynya!

Dobrynya le respondió:

¡Tú eres ahora esa luz que se ha encendido dentro de ti! ¡Envía esta luz de amor desde tu corazón al mundo entero! ¡Ama a todo ser con ella: a tu madre y tu padre, a tus hermanos y hermana, al muchacho que amas, al Sol radiante, al agua pura, al pez moviéndose suevamente en ella, y a los pájaros volando en el cielo!... Deséale la felicidad a todos: ¡a todas las creaturas sobre la tierra! ¡De esta forma, la luz y la alegría permanecerán en ti!

¡Fue como si el sol comenzó a brillar en el pecho de Alyona! ¡Ella comenzó a bailar de la alegría, estiró sus brazos trasparentes del alma como alas y acaricio a todos los seres vivientes con ellos! ¡Ella estaba feliz de compartir esta felicidad y amor que provenía de su corazón con todas las creaturas!

Mientras tanto Vavila fue a la banca. Aunque aún él no amaba a Alyona, estaba preocupado, pensando: ¿Adónde habrá desaparecido esta Doble-Problema? ¿Y qué si algo malo le ha pasado a ella otra vez?

Dobrynya no se quedó a ver cómo el corazón alegre de una muchacha encendía con amor el corazón del joven herrero…

Dobrynya cabalgó aún más. Él cabalgaba y pensaba: ¡Todos son herreros de su propio destino. El hombre es la corona en toda la Creación de Dios! ¡Aun así, todos deben trabajar duro para cumplir con el plan del Creador!

… Dobrynya cabalga a través de campos y bosques. La primavera llegó a la tierra y trajo amor y alegría, el despertar de toda creatura viviente y un nuevo nacimiento para todo y todos.

Arroyos de primavera comenzaron a balbucear: —¡Lluvia, belleza de primavera!

Pájaros al unísono comenzaron a volver a casa: —¡Lluvia, belleza de primavera!

Flores comenzaron a abrir sus corolas: —¡Lluvia, belleza de primavera!

Animales de gran pelaje del bosque caminando en parejas: —¡Lluvia, belleza de primavera!

¡Bella primavera, tú eres el despertar del amor y un nuevo nacimiento para todos los seres vivientes!

<<< >>>
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto