English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Tratado sobre la Virtud
 


Lao Tsé

Tratado sobre la Virtud


Escrito por Anna Zubkova.

Editado por Vladimir Antonov.

Traducido del inglés
por Keenan Murphy y Alfredo Martinez.




1. La mayoría de las personas se caracterizan por miopía espiritual. ¡Esto es porque las almas pequeñas miran solamente a lo pequeño, que está cerca, y no notan lo Grande!

Pero incluso las almas pequeñas pueden aprender a ver lo Principal y distinguir lo significante de lo insignificante. ¡Tao, infinitamente grande, no está sólo en la distancia, también siempre está muy cerca de todos!

2. La mayoría de las personas tienden a ver las deficiencias de otros y no notan sus dignidades.

¡Pero las dignidades de los demás no causan ningún inconveniente, éstas, por el contrario, son convenientes para los que viven cerca!

¡Sólo después de perder a sus seres queridos por la muerte de sus cuerpos o por una larga separación forzada, la gente entiende cómo podrían amar y apreciarles!

¡No pospongan el amor, el respeto, la reverencia y la gratitud —hasta un momento en el que no haya nadie cerca a quién poder dárselo—!

Amándonos y respetándonos unos a otros, ayudamos a crecer nuestras mejores cualidades. Y entonces las malas hierbas de los vicios ocuparán menos espacio en el alma.

La armonía de las relaciones entre las personas favorece la armonía en todo el universo.

3. ¡Cualquiera que vea en otros sólo sus deficiencias y piense todo el tiempo y hable solamente de esto —nunca será amado—!

La mente de una persona, inclinada a ver sólo el mal, no es propensa a la calma y genera ansiedad alrededor de sí misma.

El pensamiento negativamente coloreado previene vivir en armonía tanto para el individuo como para todos los que le rodean.

4. Cuando estés ayudando a un amigo a ver su problema o vicio, deberías asegurarte de que esto es hecho para el beneficio de esa persona y para todos las demás que sufren del mismo problema. Pero necesitas hacer esto cuando tu amigo esté listo para escuchar tus palabras y cuando esto no vaya a disminuir el amor y la armonía entre ustedes.

¡Qué sabio es: crear armonía y amor y cultivar virtudes en las personas!

¡Aquel, que ha adquirido muchas virtudes e inteligencia, querrá deshacerse de sus propias deficiencias! ¡Y entonces es fácil ayudarle!

Aquel, que no tiene buenas intenciones en su mente y no siente amor en el propio corazón espiritual, no aceptará ayuda, sino que repelerá el bien que le viene a él o ella.

¡Aprende a vivir —difundiendo la fragancia de amor y ternura, paz y cuidado—! ¡Entonces Tao y Te entrarán naturalmente en tu vida!

5. ¡Respeta las intenciones de tus amigos!

Cualquiera que, aunque sólo sea en la propia mente, se oponga —por su propio desacuerdo, a los planes de otro—, lleva a cabo una batalla invisible contra ese otro. Esto rompe la armonía y desperdicia las fuerzas —de uno mismo y del amigo o compañero—.

Al igual que el viento no puede soplar al mismo tiempo en direcciones opuestas, así las intenciones, dirigidas a objetivos opuestos, extinguen la fuerza de ambos compañeros.

La acción no puede hacerse correcta y fructíferamente —si hay contradicciones entre quienes quieren actuar juntos—.

No habiendo dominado la habilidad de vivir y trabajar armoniosamente entre las personas, —uno no puede entrar al mundo de Te— Quien no tiene contradicciones en Sus pensamientos y hechos.

¡Entre los Perfectos, sólo hay Unidad y armonía en el entendimiento de la Voluntad de Tao para todos los que existen en general y para cada ser separadamente!

6. ¡No trates de subordinar a otro a tu voluntad! ¡Y no te vuelvas esclavo de la voluntad de otro!

¡La observancia de este balance te permite sentir libertad!

También, conduce a la realización de la ley de no-dañar a otros seres y ayuda a aprender a percibir la Voluntad de Tao.

Las personas pueden conectarse entre sí con fuertes apegos. Así, la pasión sexual u otras fuertes emociones similares —como cadenas— ponen a sus dueños en esclavitud de falsa unilateralidad. Esto también priva la armonía de aquellos a quienes tales personas, como creen, aman.

¡El verdadero amor no hace que, quienes aman, y aquellos, que son amados, sean esclavos unos de otros!

¡El verdadero amor es tierno y cariñoso! ¡Inspira y hace hermosos a los que aman y a los que son amados!

El verdadero amor no impone restricciones a quienes amamos. Y el que ama no es capturado por su propio afecto al amado tampoco.

¡Verdaderamente, así es como Tao ama a todos los seres! ¡Y por lo tanto, son libres para el crecimiento y el desarrollo!

Muchas personas viven, desperdiciando sus vidas en vano.

¡Pero aquellos que han encontrado la paz —recogen los tesoros de la vida en el amor— lo cual lleva el alma a la Inmortalidad!

7. La tristeza, el desánimo, el resentimiento, y el miedo —debilitan a la persona—. Estos estados desperdician insensatamente la energía del organismo, y esto, entre otras cosas, destruye la salud y conduce a la enfermedad.

El amor —cura todas las heridas del alma y construye puentes sobre el abismo de la desesperación, la frustración, la angustia—.

¡Felices son aquellos que pasan por la vida, sintiendo un fundamento firme, consistente de Amor y la Paz de Tao! ¡Ninguno de los problemas y dificultades del mundo material los sacudirán en el Camino a Tao! Todos los problemas para ellos son sólo indicios de sus propios errores, cuya corrección facilita el avance a lo largo del Camino.

¡Como un viajero cansado subiendo una montaña, descarta la carga innecesaria y sigue adelante fácil y libremente, así nosotros, cuando dejamos nuestras quejas, miedos, penas, y enojos para siempre, —sentiremos gran alivio y libertad—! La ligereza, que el alma encontrará entonces, se vuelve similar a la ingravidez y la transparencia de los Inmortales no encarnados, Quienes no están cargados con nada en este mundo y actúan libremente por el Poder de Te desde el Gran Tao.

¡Pero el discurso sobre la obtención del Poder se dirigirá sólo a aquellos que han alcanzado la pureza absoluta del alma!

8. La ira o la furia son consideradas por muchas personas como manifestaciones de poder.

Pero, incluso si el alma es fuerte en rabia, ira, odio y violencia —entonces esta fuerza actúa en la dirección que conduce lejos de la Pureza y la Paz de Tao—. Este poder los atrae dentro del abismo de la morada de los poseedores de vicios malos, del cual será muy difícil salir.

A veces, muchas vidas terrenales son gastadas por el alma para entender esto. La fuerza bruta vuelve a una persona como un ciego. Ésta sólo se ve a sí misma y su propia «rectitud», se siente a sí misma como la «ley» con respecto a los demás. ¡Con esto, se aísla a sí misma de la vida en concordancia con la ley de calma y armonía establecida por Tao —como la base de la verdadera existencia de todo lo existente—!

El pago por mala conducta de esta ley es pesado. ¡Tal persona es llevada del Propósito principal de la existencia humana tan rápidamente que ni siquiera puede notar la caída dentro de la oscuridad de los mundos inferiores, en la cual permanecerá durante la vida en este cuerpo, después de su muerte y con un nuevo nacimiento en el mundo de la materia, —hasta que tal existencia ya no impida que esta persona se precipite hacia la Luz—!

Sin embargo, ¡todos los errores son para el beneficio de un alma, si es que los nota y busca corregirse!

9. No estés triste, habiendo sido derrotado. Y no deberías alegrarte al derrotar a otros. Las olas de la vida son como las olas del océano: se elevan y bajan. Todas ellas tienen una razón: dar experiencia de vida y enseñar cómo encontrar y mantener el amor, la pureza, la sutileza y la paz. Como resultado, se hace posible aprender la Gran Calma del Océano de Tao, Que reina desde las Profundidades del universo.

10. ¿Qué significa: cuidar a los demás? ¡Aquel, que sabe esto, verdaderamente puede ser llamado el hombre sabio!

Si uno aprende a actuar hacia los demás de la manera en la que le gustaría ser tratado, —esto sólo es un pequeño comienzo en la cognición de cuidar—. Pero es completamente correcto ayudar a otros, si esto es para su beneficio —en el entendimiento de Tao y Te—.

No es siempre placentero para una persona aquel quien trae curación al alma. Los medicamentos para las enfermedades a veces son amargos.

Entonces, ¿cómo debe aquel, que predica el conocimiento de Tao y Te, educar a los discípulos?

Si uno sólo alaba su progreso, las multitudes entonces se reunirán alrededor de tal predicador. Pero los frutos de su trabajo serán perjudiciales. Almas con propiedades viciosas crecerán —y será como un enorme jardín, cuyos frutos son venenosos—.

Si, por el contrario, uno los regaña y les reprocha sin medida, entonces el predicador permanecerá solo. Y entonces el desierto sin vida alrededor de tal predicador no se volverá fértil.

¡Sólo estimulando las virtudes y erradicando los vicios en los discípulos, es posible llevarlos por el Camino a la cognición de Tao!

Pero donde no hay nadie quien sea digno de aprender, allí el conocimiento del Camino no será preservado, no importa cuánto lo intentes.

11. Aquel, quien ha asumido el enseñar a otros y dice las palabras correctas, pero no cumple en su propia vida lo que ha dicho, —éste desprecia la enseñanza—.

Si éste vive, impulsado por sus propios deseos y pasiones, pero habla sobre los beneficios del no-apego, amor y paz —entonces ¿quién creerá en este orador?—.

¡Sería mejor si aquel con defectos es silencioso y elimina estos problemas en sí mismo! No deberías hablar de amor —no amando—, de belleza —no conociendo la belleza real—, de la necesidad de bondad —no mostrando amabilidad y compasión—, de ternura —permaneciendo grosero y altivo—, de la calma de la mente y el silencio interior —permaneciendo esclavo de pensamientos intrusivos y teniendo una mente inquieta—.

12. Si alguien dice palabras sobre la Verdad en un momento inapropiado —estas palabras no serán escuchadas—. Tales palabras caerán entonces, como hojas secas de un árbol en otoño, en lugar de arraigarse y producir brotes como es el caso de las semillas arrojadas sobre suelo húmedo y fértil.

Sólo observando calma mental, uno puede aprender a sentir el momento en que es razonable hablar o actuar.

La Calma de Tao, adquirida por el zelote, permite lograr la impecabilidad en lo que él o ella dice. Entonces palabras o silencio, acción o su ausencia —son solo manifestaciones de la Voluntad de Tao—.

La Voluntad del Gran Unido Nosotros luego coincide con el pensamiento, visión y entendimiento de tal Zelote. Y la Voluntad del Unido Nosotros es manifestada en cualquiera de las acciones de esa Persona, —como un despliegue de la Perfección de los Sabios, Quienes han aprendido la Unicidad con Tao—.

13. Si alguien ha actuado groseramente e injustamente contigo —esto no es en absoluto una ocasión para reaccionar en ofensa contra la injusticia o para responder con rudeza a la rudeza—. ¡Una buena actitud hacia todos es tu aporte a la gran Paz que creas para ti mismo y para todos!

Aquel, quien sabe cómo extinguir la llama de la enemistad, encendida por otros, así como aquel, quien trae paz y amor al mundo, son dignos de respeto. El papel de estas personas en el mundo es bueno, incluso si extinguen la hostilidad sólo entre varias personas pero no entre estados.

Aquel, que trae la paz al mundo, recibe una gran recompensa: ¡El Amor y la Paz de Tao crecerán en su corazón espiritual!

¡Grande es la alegría de Aquel Quien ha conocido la Calma de Tao dentro de sí mismo y La está dando a todos los seres!

14. Mirando ampliamente el vicio de la venganza, puedes ver que una persona comete venganza —incluso respondiendo con molestia, resentimiento, ira, gritos, desprecio o condena— a la persona quien le causó ansiedad.

Incluso si cortas el aire con una espada, algunas perturbaciones serán creadas. ¡Pero aquel que ha encontrado la paz —no crea ninguna preocupación en el espacio del universo—!

¡Qué maravilloso es aquel quien nunca toma venganza del ofensor! Pronto, éste se hace invulnerable —¡y nadie puede ofenderle!—. Porque ¿cómo puede esta persona ser ofendida si él o ella se ha vuelto incapaz de ofenderse?

¡Incluso, una palabra que puede lastimar el alma —será recibida con calma y amor—! ¡Y entonces verás cómo tú te vuelves invulnerable al odio!

15. Nada grave puede sucederle a una persona si no lo merece y si no sirve para su beneficio.

La injusticia es sólo una ilusión.

La acción de las leyes de Tao provee el mejor curso de los acontecimientos en cada situación en la cual esta persona está involucrada.

Aquel, que nunca quiere perder la Unidad con Tao, puede aprender a ver la conveniencia del dolor y el beneficio de la pérdida.

16. ¡Dejemos de lado —a aquellos quienes mantienen en mente el mal que se les ha cometido—! ¡Ellos permanecen en su pasado, y para ellos no hay futuro! ¡Las nubes negras de su propia ira y enemistad traen de vuelta a sus vidas las situaciones de traición, resentimiento, odio, violencia y enemistad! ¡Círculo tras círculo, las situaciones en las cuales esas personas actuaron mal, se repiten en sus vidas!

¡Qué simple, mirando desde la posición de Tao, es ver la preferencia de alguien quien es invariablemente amistoso con todos!

17. A muchos les gustaría llegar a ser inalcanzables por el mal, pero no saben cómo.

La respuesta es esta: ¡necesitas derrotar el mal en ti mismo! ¡Entonces el mal del exterior ya no te tocará!

Puede parecer que tal bienestar no existe en este mundo. Pero aquel quien ha escogido el camino del amor en la vida, no considerará como algo malo —ningún acontecimiento de este tipo que llegue a su vida—. Porque es sólo una lección para ser aprendida.

Aquel, que ha elegido firmemente a Te como su Timonel y a Tao —como el Objetivo— ¡tal persona ya no será capturada y esclavizada por los problemas de las cosas y los eventos en el mundo material!

El hecho es que, quien alcanza la Verdad, también responde en calma y paciencia a lo que no puede transformar en bondad.

Al hacerlo, una persona crece en sabiduría, comprendiendo las leyes de la vida y la evolución espiritual.

¡Tú podrías comenzar esto transformando tu actitud hacia los acontecimientos y cambiando tú mismo —como alma— hacia el amor! ¡Y entonces el Amor de Te y Tao llenará gradualmente todo el mundo dentro y alrededor —con Calma y Dicha—!

18. ¡Aquel, que es capaz de perdonar a los demás por completo, sin una sombra de disgusto, —deja fácilmente el círculo vicioso de los resentimientos y otros males—!

¡Es mejor aprender a no estar enojado, no sentirse ofendido, no tener pensamientos crueles y nunca desear nada malo a nadie!

Tan simple es la ley de causas y consecuencias: todo lo que hacemos a los demás vuelve, en el tiempo, a nosotros: el bien devuelve el bien, el mal devuelve problemas y sufrimientos.

¡Por lo tanto, el sabio, quien sólo hace el bien y desea sólo el bien para todos, siempre es feliz!

19. No debes dejarte llevar por el encontrar faltas en otros, especialmente mientras tu propia imperfección nubla tus ojos.

Tao lleva a cabo el «libro de la vida» de cada persona —en los acontecimientos que percibe y en los que participa, así como en las personas que se encuentra en su propio camino—.

Aquel, dirigido por Te, puede entender su pasado y su presente, y también aprende a construir el futuro. ¡Es como si todo el universo le diera instrucciones para esto! Uno sólo tiene que aprender a entender el «lenguaje de la vida», en el que Te da consejos a la gente sobre cómo y qué hacer.

Aquel, que es sabio haciendo esto, pronto aprende a ver Caras de Te y escuchar a Te Quien explica y dirige.

Todo lo que uno ve y percibe está predestinado para enseñarle sabiduría. ¡En todo lo que puedes ver están las lecciones de Tao!

20. Sólo disolviendo los límites del yo individual, el hombre puede comprender la extensión total de la Luz de Te, Quien brilla para todos los seres, y también el Poder de Tao, Que genera todo en la Creación.

Este es un gran paso —cuando uno se da cuenta de que hay un Gran Uno y empíricamente comienza a interactuar con este Uno Todo—, como una gota de agua en el océano, interactúa con el océano.

Cada pensamiento, emoción y acción son visibles en el transparente Océano de Te. Todas las emociones, intenciones y hechos antes mencionados afectan el medio ambiente —y regresan a la persona, como un eco—.

Es sólo la cápsula del yo lo que no permite al humano ver esto claramente. ¡Todas las creaturas viven en tales cápsulas hasta que crecen, evolucionando, adquiriendo sabiduría y fuerza en los cuerpos humanos —para luego remover estas cápsulas y entrar al mundo del Unido Nosotros—!

21. ¡Cualquiera, quien realiza esto con éxito, vive, transformándose a sí mismo y el mundo alrededor —por cada acción y pensamiento, por cada mensaje de bien y tranquilidad—!

Así transformándose a sí mismo, uno cumplimenta la predestinación humana. ¡Uno fluye al Océano de Tao, como el Gran Río, y se disuelve en el Tao Infinito! ¡Ahora Él o Ella se convierte en Uno de Te, Quien Crea en la Creación, procediendo de Tao y no perdiendo la Unicidad con Tao!

 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto