English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
El corazón espiritual y los chakras
 

Corazón espiritual/El corazón espiritual y los chakras


El corazón espiritual y los chakras

El chakra anahata es el órgano encargado de generar emociones de amor. Esta es la parte más importante del organismo humano. También se le llama dantian central. Esta estructura es lo que han entrenado y trabajado los buscadores espirituales del hinduismo, el budismo, el cristianismo, el islam y, muy probablemente, los representantes de otras escuelas religiosas [2,4,5,7-10].

No obstante, hay numerosos intentos erróneos para determinar la ubicación del chakra anahata y del corazón espiritual, incluyendo algunos muy absurdos.

Algunos de los primeros cristianos creían que el corazón espiritual estaba ubicado en el corazón físico.

Ciertos autores compartieron por escrito su «firme convicción» de que el corazón espiritual, a diferencia del físico, que se encuentra en la parte izquierda, se halla en la parte derecha del pecho.

En las imágenes contenidas en algunos libros, por alguna razón, el corazón espiritual se representó situado en torno al área del estómago, y algunos autores incompetentes aceptaron esta opinión. Pero está claro que si uno pasa toda su vida desarrollando el área del estómago por medio de diversas técnicas psíquicas, no va a avanzar ni un ápice cara a obtener la capacidad de amar cordialmente.

En realidad el corazón espiritual comienza su desarrollo en el centro del pecho y luego continúa creciendo desde ahí.

Durante los primeros siglos de la era cristiana muchos buscadores espirituales verdaderos utilizaron el método conocido como la Oración de Jesús para desarrollar este órgano. Empezaron a repetir con diligencia, durante todo el día, ciertas variaciones de la siguiente oración: «Jesús Cristo, nuestro Señor, ¡ten piedad de mí!» o, simplemente, «¡Jesús!, ¡Jesús!», en un intento de invocar y percibir a Jesús-El-Más-Dulce (el Más Amado). Y en algunos de ellos —por lo general tras años de tal práctica- esta oración sin querer "bajó" de la cabeza hasta el pecho y ... ¡la persona de pronto se dio cuenta de lo que es realmente el amor! Como resultado, su vida cambió dramáticamente a partir de ese momento [6,63,85].

Pero en los siglos siguientes —según se degradaba el movimiento cristiano— este método poco a poco se olvidó. En la ortodoxia rusa empezó a prevalecer la opinión de que el secreto de la Oración de Jesús se había «perdido»...

Sin embargo, usando el método científico, hemos podido descubrir el secreto de la apertura del corazón espiritual y elaborar técnicas que permitieron realizar este logro, a casi todos los que quisieron aprenderlo, en uno o dos meses, o incluso antes.

El cómo puede uno hacerlo en la práctica (incluso por sí mismo) se explica en detalle en varios de nuestros libros [6 y otros], y se muestra en nuestras películas.

* * *

Dios es Amor. Y con el fin de estar más cerca de Él, para convertirnos en una Parte de Él mediante la fusión en Él, también tenemos que convertirnos en Amor.

También se puede poner esta idea en otras palabras: la Conciencia Universal Primordial, el Creador, es cual si fuese el «Anahata Universal» o Corazón Espiritual Unido del Absoluto, que sin cesar es nutrido por los corazones espirituales de los buscadores de todos los planetas habitados del universo que alcanzan la Perfección y se funden con Él. Esta es la razón por la cual el Camino Recto hacia la propia Auto-Realización total, que consiste en la Unión con la Conciencia Primordial, implica, ante todo, el desarrollo de uno mismo en tanto corazón espiritual. Sólo a través de esto puede uno fundirse en Él.

Todas las demás valiosas cualidades de una conciencia individual (alma) pueden considerarse como auxiliares, complementarias a las funciones del corazón espiritual y contribuyentes a su plena y correcta realización.

* * *

En la tradición espiritual china el chakra anahata es llamado el dantian central. Se halla en el centro del organismo humano. Otros dos dantianes le «complementan», apoyando su actividad y desarrollo: el dantian bajo le suministra poder, y el alto lleva a cabo principalmente la función intelectual.


Los dantians están compuestos de chakras; cada chakra juega un cierto papel en la vida del organismo (ver más detalles en [6]).

El dantian central consiste de sólo un chakra: el anahata.

El dantian alto consta de tres chakras. El sahasrara y ajna son responsables de la función intelectual, mientras el vishudha (que linda con el anahata) lo es de la evaluación estética.


El dantian bajo, que también se compone de tres chakras, forma el «centro de energía» del organismo.

Su chakra alto —manipura— se halla en la zona abdominal superior, en la región del plexo solar y los órganos digestivos: el estómago, el páncreas, el hígado, cierta parte del tracto intestinal, etc. Entre otras funciones que realiza, está la acumulación de la energía derivada de los alimentos.

El que una persona sea enérgica o no, depende de la condición de su manipura. Usando técnicas especiales de limpieza y desarrollo de manipura [6], se pueden eliminar la pereza y la somnolencia, así como la excitabilidad patológica, la agitación nerviosa y la irritabilidad.

Otro chakra del dantian bajo —svadhisthana— se encuentra en la parte inferior del abdomen. Es responsable de la función reproductiva y de la generación de las emociones asociadas con ella.

Mientras que el manipura se encarga de asegurar la actividad normal del organismo, el svadhisthana desarrollado correctamente es responsable, en gran medida, de su refinamiento. Una de las emociones más importantes en el inicio del Camino espiritual —la ternura sexualmente coloreada— se experimenta como resultado de la interacción entre el svadhisthana y el anahata. La mayoría de las emociones sutiles pueden ser experimentadas durante la comunicación armoniosa con los niños o al disfrutar de los fenómenos más sutiles de la naturaleza viva (especialmente en los amaneceres y crepúsculos de primavera).

Cuando el organismo se llena en exceso con las emociones más sutiles, esas energías quedan parcialmente reservadas en un repositorio especial conectado con el muladhara, el chakra más bajo. La energía acumulada en este repositorio se denomina Kundalini. Esta es una extremadamente importante reserva energética del organismo; se acumula y almacena de una encarnación a otra. Un día —siempre y cuando el alma sea lo bastante madura y haya circunstancias auspiciosas— podrá contribuir a la entrada del alma a los eones Divinos y a la Unión de la conciencia individual con la Conciencia Primordial. El hecho es que Kundalini es la energía Átmica. Es idéntica, en cuanto a nivel de sutileza, a la Conciencia Primordial. Debo mencionar que, al estar como si fuese en un estado «archivado» (en términos informáticos), Kundalini se encuentra no en el cuerpo material, sino fuera de él. No se relaciona con el coxis de ninguna manera (lo que a veces se afirma en muchos libros diletantes sobre «yoga»), y tampoco hacerla subir o moverla a través del cuerpo es algo que pueda ser inducido mediante golpes con el coxis contra el suelo, bailes agitados u otros métodos extravagantes, todo lo cual puede ser perjudicial en algunos casos.

Métodos especiales de práctica espiritual permiten a una persona combinar los tres chakras inferiores en un «bloque de poder» llamado hara. A partir de ese momento el creciente corazón espiritual empieza a recibir un adecuado suministro de poder desde abajo. Gracias a este último, uno gana la capacidad de acelerar la expansión del corazón espiritual más allá del cuerpo —hasta el tamaño de la Tierra; luego, de nuestra galaxia..., de todo el universo... y más...

No hay chakras «malos» o «buenos» (tales fantasías ignorantes se pueden hallar en algunas publicaciones). Todos ellos deben ser desarrollados —en términos estructurales y funcionales— hasta la plena realización de sus funciones [6].

Pero no olvidemos nunca que el chakra principal (al cual siempre se debe prestar especial atención) es anahata —con sus funciones de amor.

<<< >>>
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto