English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
De la historia eslava
 

Corazón espiritual/De la historia eslava


Rusia

Si usted piensa que todas esas terribles perversiones de las Enseñanzas de Jesús el Cristo tuvieron lugar sólo en los países católicos, no está del todo en lo cierto. En Rusia fue más de lo mismo...

Pero empecemos por una revisión de la historia eslava.

De la historia eslava

En las leyendas de muchas tribus europeas, incluyendo las eslavas, existe la mención de Ario, quien fue su antepasado. Lo más probable es que fuese uno de los atlantes que engendró la rama norte de la moderna raza humana de piel clara, que es más sensible a la radiación ultravioleta, escasa en las latitudes altas. Sobre esas bases, los investigadores modernos llaman arios a todos los pueblos de piel clara [16, 41, 86].

Más tarde una parte de los arios emigró de Europa a América, mientras que otra se desplazó al sureste, hacia el territorio de la moderna India, Pakistán, Bangladesh, Afganistán, Irán y otros países, donde se mezclaron con la gente aborigen, de piel negra, que vivía más cerca del ecuador.

Los eslavos representan la rama oriental de los arios. Su historia se presenta en El Libro de Veles [16], entre otras fuentes.

Los antiguos eslavos tenían una avanzada cultura religiosa. Sabían acerca del Creador, Quien vive en Su Morada (Le llamaron Rod) y acerca de Su Ígnea Manifestación Creativa llamada Svarog.

Y los Espíritus Santos fueron llamados por los eslavos con el nombre Svarozhichi (que significa hijos de Svarog).

La gente también adoró a otras Manifestaciones individuales de Dios, lo cual se basaba, al parecer, en el conocimiento específico de Ellas.

También hubo culto a particulares Svarozhichi basado en el conocimiento concreto acerca de Ellos.

Por ejemplo, adoraron a Lada —la Diosa del Amor (de ahí el sustantivo ruso lad, que significa armonía, y el verbo ladit o llevarse bien (con alguien)).

También adoraban a Perun, Dios del valor militar y el coraje.

Invocando a Lada y sintonizándose con Ella, uno podía aprender a amar con ternura, «desde el corazón». Entonces podrían lograr la armonía en sus familias y volverse más perfectos en el Amor.

Sintonizándose con Perún, identificándose uno mismo con Él, llenando el propio cuerpo con Su Fuerza y Valor, uno podría desarrollar el aspecto de poder de la conciencia y tener más éxito en repeler los ataques de los enemigos.

Son esas dos cualidades las que los eslavos respetaban en las personas: 1) el amor y 2) el valor militar.

La sintonización meditativa con Lada o Perún, pidiendo Su ayuda para buenas obras, ayudó a la gente a hacerse más perfecta.

Y Surya —una Manifestación individual femenina del Creador, similar a la suave luz del sol de la mañana— se insinuaba a Sí Misma como un modelo con el que sintonizarse para los buscadores espirituales que alcanzaban un significativo nivel de perfección. Hoy día, Su tarea es la misma: ayudar a la gente a conocer a Svarog y llevar a cabo la completa Unificación con Él.

* * *

Todas las personas religiosas pueden ser clasificadas en varios grupos dependiendo del objeto de su sincera (!) aspiración religiosa:

1. Aquellos que buscan al Creador.

2. Aquellos orientados hacia ciertos Maestros Divinos o Manifestaciones Individuales del Creador.

3. Aquellos que perciben la naturaleza como la Fuerza de Vida. En este caso emergen ideas mitológicas de manifestaciones específicas de esta Fuerza como «dioses» del viento, de la lluvia, del agua, del sol, de la luna, de las piedras, de los lagos, etc., así como de multitud de espíritus que nos rodean, lo cual es el caso en la realidad. Esta forma de la religión pertenece a las personas que viven en armonía con la vida silvestre y que nunca han oído hablar de los conocimientos de un nivel superior.

4. Aquellos que adoran a «dioses» ficticios, es decir, personajes de cuentos de hadas o personas encarnadas que todavía no han alcanzado la Divinidad.

5. Aquellos que adoran a los espíritus (incluyendo sus propios parientes fallecidos).

6. Aquellos que adoran a seres malvados no encarnados para obtener algún beneficio personal (por lo general para la dominación sobre otras personas).

Todas las categorías enumeradas siempre están representadas en cada sociedad. El factor que determina a qué grupo pertenece un individuo es, en primer lugar, la edad del alma, pero también depende de la propia educación y del libre albedrío. El estilo de vida también tiene una cierta influencia, así como el medio ambiente. Zabelin I. [86] hizo la buena observación de que los nómadas y cazadores «persiguen naturaleza», mientras que los agricultores sedentarios viven cuidando de ella. La estudian y comienzan una «conversación inteligente» con ella, dándole grano y esperando una cosecha, por ejemplo.

Las personas que componían las tribus eslavas tampoco eran todas de la misma edad del alma, por supuesto. Los evolutivamente más avanzados de entre ellos eran miembros de escuelas esotéricas encabezadas por Maestros Divinos. Los adeptos que terminaban con éxito tales escuelas fueron llamados Volkhvy (magos).*

En otras palabras, podemos ver que la religión eslava no era en absoluto el paganismo primitivo, sino más bien un sistema bastante maduro, que poseía el conocimiento sobre el Creador y sobre Maestros Divinos concretos, así como sobre los métodos de trabajo espiritual en las escuelas esotéricas.*

Por otra parte, en esa época los eslavos no conocían el alcohol; como bebida «festiva» usaban el llamado «surya», una bebida «soleada» a la que se añadía la miel y que fue hecha de leche agria (infundida en hierbas). Fueron los griegos quienes más tarde les enseñaron a beber alcohol.

Otro rasgo distintivo de la forma de vida de los eslavos de entonces era que el cuerpo humano no se consideraba «vergonzoso» (lo cual fue más tarde introducido por el pseudocristianismo judeo-griego). Esto se evidencia por el hecho de que todos los hombres y las mujeres se bañaban juntos y a la vez. Los «cristianos» no fueron capaces de extirpar esta costumbre hasta la época de Pedro el Grande [72].

* * *

Los eslavos inicialmente llegaron a Europa del Este como una sola tribu. Pero esta tribu creció y se dividió en clanes separados, algunos de los cuales migraron a nuevos territorios y se establecieron allí.

La costa sur del mar Báltico quedó poblada por los varegos rusos, que se dedicaron a la pesca marina y el comercio.

Otros clanes se asentaron en las praderas del sur y se convirtieron en ganaderos nómadas (los escitas y otros).

Así, podemos ver que, dado el vasto territorio de su diseminación, la homogeneidad cultural y religiosa no es de esperar entre los eslavos tras el paso de muchos siglos.

<<< >>>
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto