English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Las «cruzadas»
 

Corazón espiritual/Las «cruzadas»


Las «cruzadas»

Sin embargo, todos los terribles crímenes recién descritos no fueron suficientes para los «cristianos». Querían más riqueza y poder, y comenzaron a organizar las llamadas «cruzadas». [87-89]

Como causa formal para esas sangrientas campañas alegaron la «liberación» del «Santo Sepulcro» de los musulmanes.

Si bien no había tal cosa como el «Santo Sepulcro» en absoluto: el cuerpo de Jesús se puso en una cueva, donde permaneció sólo tres días, y luego desapareció...

Por añadidura, los musulmanes respetaban todo lo relacionado con la vida de Jesús el Cristo: se consideraban a sí mismos los continuadores de Su causa y le apreciaban como un Mesías; está escrito en el Corán (ver [10]). Contemplaban a los cristianos como a sus hermanos y hermanas, y les invitaron a visitar juntos sus compartidos lugares sagrados. Incluso construyeron hoteles para peregrinos cristianos [90] en Jerusalén. Los musulmanes hasta enviaron llaves simbólicas de Jerusalén a sus hermanos cristianos en Roma —como un símbolo de amistad [44].

Así que no había necesidad de «liberar» nada de nadie. El único motivo para todos aquellos crímenes fue el ansia de rapiña.

Para incitar a los «cristianos» a los asesinatos en masa y a los latrocinios, los «agresivos» les prometieron indulgencias de por vida por participar en las «cruzadas»; también les cautivaron con las «innumerables riquezas» de los países musulmanes.

Aquellos que partían en pos de los robos iban entregando sus tierras, casas, ganado y toda propiedad en «custodia» o la vendían por nada... ¿A quién? A la Iglesia, por supuesto...

El detallado informe de las atrocidades que los «cristianos» iban cometiendo a su paso se puede encontrar en los libros de M.A.Zaborov [87-89]. Todas las «cruzadas» conllevaban el saqueo total de los pueblos y ciudades que esas tropas del diablo fueron encontrando en su andadura y el asesinato de sus poblaciones: cientos de miles de ladrones armados necesitaban comida (tal como hacen los soldados de todos los ejércitos que parten para una larga campaña), pero ¿dónde se supone que la hallarían esas personas que recorrían miles de millas a pie o en carros?

Algunos «cruzados» se acabaron sin nada más que saquear y destruir ciudades de países «cristianos» (incluyendo Constantinopla). Otros llegaron a su meta, aunque a costa de un gran número de bajas en el bando agresor.

Incluso se organizaron «cruzadas infantiles» (sobre la creencia de que los «inocentes» niños y niñas lidiarían mejor con la tarea). Ello dio como resultado que decenas de miles de niños de 12 años de edad murieron o fueron vendidos como esclavos por los navieros.

¿Cuál fue el efecto total de las «cruzadas»? Dieron como resultado un drástico cambio de la actitud de los musulmanes hacia los «cristianos».

Pero aquellos musulmanes... salvaron de la Inquisición a los pueblos de África y Asia.

<<< >>>
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto