English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
¡Bienaventurados los de limpio corazón!
 

Anatomía de Dios/¡Bienaventurados los de limpio corazón!


¡Bienaventurados los de limpio corazón!

En el Sermón de la Montaña (Mateo 5) hay varias frases de Jesús que fueron llamadas posteriormente las Bienaventuranzas:


¡Bienaventurados los pobres (es decir, aquellos que no tienen mucho en el mundo material, quienes han renunciado a la búsqueda de los bienes de este mundo) en espíritu (más exactamente, debido al espíritu, lo que significa en este caso «por convicción propia», «por voluntad propia»), porque de ellos es el Reino de los Cielos!

¡Bienaventurados aquellos que lloran (es decir, quienes se arrepienten de sus errores éticamente significativos)*, porque ellos serán consolados!

¡Bienaventurados los mansos (es decir, quienes no son altivos ni ambiciosos), porque ellos heredarán la tierra!

¡Bienaventurados aquellos que tienen hambre y sed de la verdad, porque ellos serán saciados!

¡Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos serán tratados con misericordia!

¡Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios!

¡Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados Hijos de Dios!

¡Bienaventurados aquellos que son perseguidos por causa de la verdad, porque de ellos es el Reino de los Cielos!

¡Bienaventurados serán ustedes cuando por Mi causa los insulten, los persigan y digan toda clase de mal contra ustedes, mintiendo! ¡Alégrense y llénense de júbilo, porque ustedes ya tienen una gran recompensa en los Cielos!


Ahora examinemos en particular uno de estos preceptos, el cual es muy importante para la realización de las Enseñanzas de Dios en nosotros mismos. Estoy hablando del precepto «¡Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios!».

¿De qué habló Jesús en este caso? Él quiso decir que tanto Dios Padre como el Espíritu Santo no solamente pueden ser conocidos, sino también vistos. ¿Por quién? Por las personas que tengan corazones limpios.

* * *

¿Qué es un corazón limpio y cómo, en general, debemos entender el término corazón al hablar de los procesos relacionados con el crecimiento espiritual?

Claro está que en este caso no se trata del corazón anatómico.

También es errónea la opinión de que el corazón es el conjunto de todos nuestros instintos y emociones, incluyendo el ansia sexual y la pasión. De hecho, la actividad del corazón espiritual no está relacionada de ninguna manera con las pasiones sexuales (fuertes ansias egoístas) e incluso se opone a éstas.

También podemos mencionar otro uso amorfo e inadecuado de la palabra corazón: cuando ésta se emplea en lugar de la palabra mente (uno de los ejemplos es Hechos 5:3).

Es triste que usos inadecuados de este tipo se hayan incorporado y se hayan arraigado sólidamente en la literatura, incluyendo la religiosa, de modo que podemos encontrarlos incluso en algunas traducciones del Nuevo Testamento.*

* * *

Para entender lo que realmente es el corazón espiritual, es necesario tocar, aunque sea brevemente, el tema de la estructura bioenergética del organismo humano (pueden encontrar más detalles sobre esto en [5]). Estoy hablando, primero que nada, de los chakras.

Así, dentro de la caja torácica de cada uno de nosotros se encuentra un órgano bioenergético llamado chakra anahata. Este chakra es responsable del abastecimiento de las bioenergías que se distribuyen luego entre los pulmones, el corazón anatómico y otros órganos localizados en el tórax a través de una red de canales (o meridianos).

Sin embargo, el anahata, así como cualquier otro chakra, es también una zona reflexogénica de la esfera emocional volitiva (ver más detalles en [5]). Precisamente este chakra es responsable de generar toda la diversidad de las emociones de amor y un simple traslado de la concentración de la conciencia allí cambia el estado actual del practicante, sea cual sea éste, por el estado de amor.*

Trabajando de esta manera con el traslado de la concentración de la conciencia entre los chakras y los meridianos principales, uno puede aprender fácilmente a cambiar con precisión y a voluntad tanto sus propios estados emocionales como su capacidad para el trabajo mental y físico. En esto se basa el sistema de autorregulación psíquica descrito en su totalidad por nosotros en algunas de nuestras publicaciones [5 y otros].

Para desarrollar y saber usar las funciones del chakra anahata, es necesario empezar a limpiar este chakra de las contaminaciones bioenergéticas oscuras y ampliarlo dentro de la caja torácica [5].* El anahata que ha sido ampliado de esta manera ocupa todo el volumen del pecho (casi desde las clavículas hasta el comienzo del plexo solar).

Luego es necesario aprender a mirar con los ojos del alma desde el anahata y después acostumbrarse a permanecer allí con la concentración de la conciencia todo el tiempo, a excepción de los casos en los que se necesita actuar enérgicamente en el plano material o realizar un trabajo intelectual intenso. En estos casos uno debe simplemente trasladarse con la concentración de la conciencia al chakra pertinente.

Quien lo ha aprendido a la perfección y vive todo el tiempo en el estado anahático tiene prácticamente garantizada la existencia paradisíaca. Tal persona puede perder este estado y «caer» solamente si no ha asimilado bien los principios éticos sugeridos por Dios.

Explico que el componente ético de las Enseñanzas de Dios está destinado en primer lugar a ayudar a las personas preparadas para seguir estas Enseñanzas a permanecer en el estado de amor y a fortalecerlo.

Con este fin Dios nos sugiere:

— renunciar a la facultad de matar a otros seres creados y encarnados por Él para su desarrollo,*

— no hacer a los demás lo que no deseamos para nosotros mismos,

— no ser altivos ni arrogantes,

— no emborracharse,

— no encolerizarse,

— no vengarse,

— no tener celos,

— no reclamar lo que fue robado…

¡E incluso da al ladrón más de lo quiere llevar y a aquel que te golpea en una mejilla vuélvele la otra, pero guarda en estas situaciones extremas el estado de amor! ¡Así estarás en el paraíso como mínimo!

¡Pues el paraíso es el destino de aquellos que han cumplido las Enseñanzas de Dios acerca del amor! En cambio, al infierno van aquellos que se acostumbraron a los estados emocionales groseros rechazando las Enseñanzas de Dios.

¡Dios es Amor (1 Juan 4:8; 4:16) y acérquense a Dios (Santiago 4:8)! La única manera de hacerlo es transformándonos gradualmente en el Amor, lo que, a su vez, se puede lograr sólo a través del cumplimiento total del precepto que estamos examinando aquí.

El Apóstol Santiago expresó la misma idea: ¡Purifiquen sus corazones! (Santiago 4:8).

* * *

Así, el Camino de la autotransformación en el Amor comienza con la transformación del propio chakra anahata. Esto implica limpiarlo de las contaminaciones energéticas que han aparecido, en primer lugar, debido a nuestros pecados pasados, cuando nos permitíamos entrar en los estados emocionales groseros. Es necesario aprender a vivir casi todo el tiempo en el estado anahático y nunca permitirse entrar en los estados groseros de la conciencia. De esta manera se elimina la «dureza»* de los rudimentos de los corazones espirituales.

Sólo después de aprender lo mencionado, el desarrollo del corazón espiritual puede comenzar en uno y luego tiene lugar algo aún más importante: el desarrollo de la persona misma como corazón espiritual.

* * *

Los chakras tienen la propiedad de que la conciencia (o alma), habiéndose establecido en alguno de ellos, puede crecer allí aumentando el propio volumen y ampliando este chakra y luego ampliándose desde este chakra.

Lo más desfavorable sucede cuando esto pasa en los chakras propensos a los estados groseros, a saber, en el manipura (que se encuentra en la mitad superior del abdomen, incluyendo el plexo solar) y en el ajña (que está en el centro de la cabeza). Quienes permiten que este complejo formado por estos dos chakras predomine están casi siempre irritados, enfadados, iracundos y agresivos y tienen más posibilidades de encontrase en el infierno, en «(…) la oscuridad exterior donde está el llanto y rechinar de dientes» (Mateo 8:12). ¡Pues tales personas se oponen a Dios, Quien es Amor, por la calidad de las almas!

En cambio, quienes pertenecen al psicotipo* anahático están acercándose cada día al estado de Dios.

Es más, a condición de poseer el conocimiento pertinente, tales personas tienen la posibilidad de acelerar significativamente su crecimiento espiritual superando las etapas posteriores de su ascensión evolutiva.

Pues el alma puede transformarse no sólo cualitativamente, sino también cuantitativamente, es decir, puede crecer.

* * *

El corazón espiritual es aquella parte del alma que primero crece dentro del chakra anahata purificado a condición de que observemos todo lo antedicho.

No obstante, más tarde el corazón espiritual puede empezar a crecer intensivamente ya fuera de los límites del cuerpo material.* ¡Y tal crecimiento es infinito! En esto nos pueden ayudar los métodos ecopsicológicos descritos en nuestros libros [9 y otros] y mostrados en películas pertinentes (ver al final de este libro). Usando estos métodos, uno puede crecer —como corazón espiritual— hasta dimensiones superiores al tamaño de nuestro planeta.

Cabe mencionar que la conciencia desarrollada que permanece lejos de su cuerpo puede razonar cabalmente, y el movimiento en el espacio multidimensional se realiza en este caso con la ayuda de los brazos de la conciencia, los que parten del corazón espiritual y los que son consubstanciales con éste. (Lo mismo uno podrá hacer después de la separación definitiva de su cuerpo, es decir, después de la muerte del último). Además, la proximidad a la Conciencia Primordial (Dios Padre, el Creador) y la comunicación directa con Él aumentan incomparablemente la idoneidad de tal adepto en todo lo más importante para las personas encarnadas.

También dentro del corazón espiritual así desarrollado, en sus profundidades multidimensionales, es donde el practicante puede explorar la estructura multidimensional del Absoluto, acercándose gradualmente a la Morada del Creador, la dimensión espacial más sutil.

Y luego tal practicante, a condición de merecerlo según todos los parámetros, será recibido por el Creador dentro de Sí Mismo.

Así es —muy brevemente— el Camino de Autorrealización espiritual completa del ser humano. Para profundizar y obtener información más detallada sobre el avance por este Camino, pueden consultar otros de nuestros libros y películas.


* * *

Guardemos en la memoria: «¡(…) donde esté su tesoro, allí estará su corazón también!» (Mateo 6:21; Lucas 12:34).

Si escogimos al Creador como nuestro Tesoro y procuramos conocerlo y unirnos con Él en los Abrazos de Su Amor, entonces podremos encontrar nuestra Morada en Él.

Si nuestro tesoro es algo terrenal, entonces permaneceremos con lo terrenal.

Y si los regocijos infernales constituyen nuestro tesoro, entonces…

El Creador, en cambio, nos sugiere: «¡Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón (…)!» (Lucas 10:27; Marcos 12:30).

¡Cada uno escoge su camino! El Creador nos ha concedido el libre albedrío y, observando a cada uno, forma nuestros destinos, los que se realizan luego mediante la intervención de los Espíritus Santos.

* * *

«¡(…) sean perfectos así como su Padre Celestial es perfecto!», enseñó Jesús el Cristo (Mateo 5:48).

¿Cómo? Él Mismo nos dio la respuesta: «¡(…) aprendan de Mí (…)!» (Mateo 11:29). Aprendan a través de las palabras dichas por Mí y anotadas por Mis Discípulos. Aprendan estudiando Mi Esencia Divina y usándome como un Patrón de referencia, como un Ideal al Cual ustedes pueden tratar de asemejarse. También acepten a los Espíritus Santos como sus Ayudantes Que les enseñarán las mismas cosas que Yo les he enseñado y enseño ahora (Juan 14:26; 15:26; Marcos 3:29).*

¡Jesús está dispuesto a ayudar y ayuda a todos quienes van por el Camino indicado por Él!*

<<< >>>
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto