English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
El Camino Recto
 

Anatomía de Dios/El Camino Recto


El Camino Recto

El término Camino Recto puede ser encontrado, entre otras fuentes, en el Tao Te Ching (53), el Nuevo Testamento (2 Pedro 2:15), el Corán (2: 136, 2: 257, 2: 266, 28: 50), en las Enseñanzas del Budismo y en las Enseñanzas de Sathya Sai [8 y otros]. Estas palabras implican la posibilidad de la más rápida realización de la Intención del Creador para cada uno de nosotros. Esta Intención puede ser expresada de la manera más clara y más concisa por las palabras de Jesucristo: «...sean perfectos, como vuestro Padre Celestial es Perfecto» (Mateo 5:48).

Todos aquellos, quienes están involucrados —de una manera u otra— en el tema del desarrollo espiritual, deberían recordar que el componente ético es la base de este desarrollo. Pueden encontrar abundante información sobre esto en [8-9], entre otros libros, y en otros materiales que se mencionan al final de esta publicación.

Ahora centrémonos en la interpretación intelectual del término Camino Recto y en el componente psicoenergético del trabajo espiritual.

Entendimiento del Camino Recto

Para la realización exitosa del Camino Recto, es necesario, primero que todo, aceptar la existencia de Un Dios-Absoluto Universal.

Uno no debería buscarle en algún otro planeta, en alguna montaña o en algún templo hecho por humanos en la Tierra. Él no solo está presente muy por encima de nuestros cuerpos materiales que viven en la Tierra redonda, sino también en todas partes. Sin embargo, uno solo puede encontrarle a través del desarrollo de uno mismo como un corazón espiritual.

Dios en el Aspecto del Absoluto es un Macro-Organismo Universal multicapa (multidimensional). Sus capas (llamadas eones en griego y lokas en sánscrito) no difieren por sus parámetros «tridimensionales», sino por el grado de su sutileza o grosería.

Podemos hablar de tales dos escalas de la multidimensionalidad real.

La primera de ellas son los grados de densidad de energías entre el Creador —y Su Creación material—.

La segunda es entre el Creador —y el borde del infierno—, que es el «montón de basura» de la Evolución.

El infierno es la «morada» (por su estado emocional) de las almas más groseras.

Por el contrario, la Conciencia Primordial, la Cual es también llamada el Creador, Dios-el-Padre, Alá, Ishvara, Tao, Odín, Svarog, Rod, y con otros nombres en diferentes lenguas humanas, es la Manifestación más sutil del Absoluto y Su Esencia.

Quiero enfatizar una vez más que cuando hablamos sobre el proceso de la conciencia (alma) haciéndose más sutil o más grosera, estamos hablando del cambio de su más típico estado emocional. Esto es así porque las emociones son nuestros estados como almas.

De ahí deriva que el camino hacia el infierno es franqueado a través de hacerse más grosero emocionalmente.

El Camino hacia el Creador, por el contrario, es el refinamiento constante del propio estado emocional.

En otras palabras, podemos decir que el Camino al Creador es el avance a la profundidad del Absoluto por la escala de grosería-sutileza, mientras que el camino al infierno es el mismo avance por esta escala, pero hacia el exterior.

Permítanme recordarles que Jesús describió el infierno como la «oscuridad exterior» (Mateo 8:12).

El esquema para el estudio inicial de la estructura del Absoluto fue publicado por nosotros muchas veces [9 y otros]. Siete dimensiones espaciales principales, incluido el infierno, están representadas en él.

Aquellos, quienes han explorado —a través del trabajo meditativo— el Absoluto en la perspectiva que es representada en este esquema, también pueden ser capaces de conocer los estados principales de la Conciencia Primordial: estos son la Calma en la Morada del Creador y diferentes estados de los Espíritus Santos Quienes salen de Esta. Estos estados varían en su intensidad desde la Luz Divina —hasta las modificaciones del Fuego Divino—.

* * *

Dios está realmente interesado en nuestro desarrollo espiritual, porque aquellos de nosotros, quienes alcancemos la Perfección en este Camino, Le enriquecemos con nosotros mismos, habiendo fluido hacia Él.

Por lo tanto, el estudio y el cumplimiento por nosotros de la Voluntad de Dios es justicia ante Él, mientras que el rechazo en cumplirla —es un vicio kármicamente punible—.

El Corazón Espiritual

Puedo afirmar con confianza que los preceptos antiguos de los Hesicastas (aquellos quienes buscaron el silencio interior y lo obtuvieron en las profundidades de sus corazones espirituales [9 y otros]) son de hecho correctos.

No es por otros medios, sino a través del desarrollo del corazón espiritual, que uno puede alcanzar los estados paradisíacos del alma durante la vida del propio cuerpo material —y luego permanecer en el paraíso después del final de la propia encarnación—.

Un mayor autodesarrollo en esta dirección —a través de la etapa de la transformación de uno mismo en un corazón espiritual gigante— puede resultar en la cognición real de Dios en todas Sus Manifestaciones principales y en la Fusión con el Creador en Su Morada.

Hemos explicado en varios libros los métodos específicos para el desarrollo inicial del corazón espiritual [9 y otros] y los mostramos en filmaciones. Por lo tanto, no voy a ahondar mucho sobre esta cuestión ahora.

Permítanme señalar, para aquellos, quienes nunca antes se habían involucrado en un trabajo espiritual serio, que uno no debería buscar el corazón espiritual en el corazón material, o a la izquierda de este, o en la columna vertebral o en el estómago (algunas personas incluso inventaron esto). En realidad, el corazón espiritual comienza a crecer en el chakra anahata, que está localizado en el pecho, para ser preciso debajo de las clavículas hasta el «plexo solar». Entonces, entre los órganos del cuerpo, el anahata coincide, primero que todo, con los pulmones, mientras que el corazón material está ubicado en el borde entre el anahata y el manipura y está influenciado por ambos chakras. Por un lado, su estado funcional puede verse influenciado por la calma del purificado, desarrollado y amoroso anahata. Por otro lado, puede ser influenciado por estados negativos que «hierven» en el manipura, el cual no fue regulado por los métodos de autorregulación psíquica [9]. Por lo tanto, obtenemos salud —o enfermedades psicosomáticas— de nuestros corazones materiales.

... Entonces, al principio, es necesario limpiar el chakra anahata de contaminaciones bioenergéticas y expandirlo para que llene todo el pecho. Entonces, debemos aprender a mirar desde allí en todas direcciones con los ojos del alma, a escuchar y a hablar, manteniendo al mismo tiempo la concentración de la conciencia interna.

Los vocalistas pueden dominar fácilmente las habilidades del canto «pectoral» de esta manera.

Todas las demás personas, quienes han aprendido a hablar «desde el anahata», también se hacen interlocutores mucho mejor bienvenidos. Aún solo la comunicación silenciosa con personas «anaháticas» da calma y paz en contraste con la comunicación con los representantes de los psicotipos ájnicos o ajna-manipúricos.

Los métodos para el desarrollo del corazón espiritual pueden ser dominados por un gran número de personas, incluidos los niños [7-9], y esto les permitirá, cuando crezcan, tener mejores posibilidades de dominar las alturas del Camino espiritual. .

Será beneficioso conducir las clases respectivas con niños no solo en espacios cerrados como salones o dependencias, sino también en medio de la armonía de la naturaleza. Los cursos de tales clases —siempre que se observen los estándares éticos vitales— resultan, entre otras cosas, en la mejora radical de la salud de los participantes.

... Entonces podemos seguir creciendo siendo el alma que consiste del corazón espiritual. Por lo tanto, nos hacemos más y más grandes que nuestros cuerpos materiales [9].

Solo la conciencia que fue refinada en esta forma se vuelve capaz de percibir directamente a los Espíritus Santos: verles, sintonizarse con Ellos como los Estándares de la Sutileza Divina, abrazarles y fundirse con Ellos. Así realmente conocemos que Dios es en verdad Amor Perfecto (1 Juan 4: 8).

Jesús, Krishna, Babaji de Haidakhan, Sathya Sai y muchos Otros [8-10] se convierten en nuestros verdaderos Maestros Divinos Quienes guían a Sus discípulos dignos a un conocimiento cada vez más completo de Dios.

Cuando establecemos el contacto mutuo más cercano con los Espíritus Santos, Quienes se hacen fácilmente perceptibles y se convierten en nuestros queridos Amigos y Maestros Quienes también nos aman, seremos capaces de aprender de Ellos de la manera más fructífera.

En este caso, podemos entender, observando Sus expresiones faciales, por ejemplo, si están bromeando o hablando con bastante seriedad.

En contraste con tales relaciones con Ellos, puede haber casos en los que algunas personas simplemente «escuchan voces». Pero estas «voces» pueden pertenecer a cualquiera... Es por eso que es incorrecto confiar, sin una evaluación crítica seria, la información que es recibida de tales personas.

... Permítanme enfatizar una vez más que la aspiración por la máxima pureza ética siempre debiera ser una idea dominante para todos aquellos quienes buscan progresar en el Camino Recto. De lo contrario, Dios comienza a reírse y a hacerles bromas a tales discípulos negligentes, por ejemplo, tentándolos a realizar acciones absurdas. ¿Cuál es el significado de esto? ¡El significado es mostrarle a estas personas y a otros a su alrededor que uno no debería comportarse de esta manera!

La Fusión

El conocimiento de Dios es posible solo en el contexto de un amor intenso hacia Él.

Es así, porque las emociones de amor sincero son las que unen a las conciencias.

Dios puede ver fácilmente cualquier falsedad en nuestras emociones.

Él Mismo es Amor Perfecto; por lo tanto, Él no permite a aquellos, quienes tienen defectos en su amor, se acerquen a Él.

Estamos completamente desnudos —en nuestras acciones, emociones y pensamientos— ante Él, Quien observa a cada uno de nosotros desde las profundidades de la multidimensionalidad.

Dios no está «en algún lugar afuera» sino directamente debajo de las células de nuestros cuerpos y debajo de cada uno de nosotros como almas. Él ve, escucha y siente a todos en cada momento; por el contrario, las personas usualmente no Le perciben...

... Muchas personas creen que el amor consiste solo en las cosas que están relacionadas con el sexo y que los celos son un indicador de la intensidad del amor ...

Sin embargo, la verdad es opuesta. Cuando tales personas hablan de amor, usualmente se refieren a la pasión sexual, de la cual sería mejor deshacerse.

También hay una palabra que significa un fuerte deseo sexual, la lujuria.

Pero el amor verdadero es lo opuesto a la lujuria y significa darse a uno mismo y a sus cosas a los seres amados. Puede manifestarse, entre otras áreas, en el área de las relaciones sexuales. ¡Sin embargo, no debería contener ni una sombra de celos! ¡Los celos se originan desde una actitud de propiedad hacia la otra persona, a quien el celoso o la celosa, perciben como un objeto para la satisfacción de su lujuria!

¡Los celos y la violencia egoísta son manifestaciones sorprendentes y groseras del egocentrismo vicioso!

El desinterés y el auto-sacrificio son, por el contrario, los signos del verdadero amor, ese amor que Dios quiere ver en nosotros.

* * *

Entonces, ¿cuál es la manera más rápida de dominar el amor real?

Por supuesto, es necesario utilizar el auto-examen intelectual, incluido el arrepentimiento.

Además, este proceso puede ser acelerado radicalmente con la ayuda de métodos especiales para el desarrollo del corazón espiritual.

Sin embargo, ninguna técnica psicológica tendrá un efecto duradero si uno no dedica su vida al bien de todos los demás seres encarnados quienes son dignos de esto y a Dios.

Es apropiado aprender a dar desinteresadamente en las relaciones sexuales [4], en la crianza de los niños [7] y en ayudar a animales y plantas, incluidos aquellos que viven en la naturaleza.

Esa persona, quien no tiene una habilidad desarrollada para amar, no puede enamorarse de Dios.

¡Tal persona no será capaz de entregarse a Dios!

Para lograr la Fusión con Dios, uno debe esforzarse por erradicar completamente el propio egocentrismo.

Además, en las etapas superiores del Sendero, es necesario dominar el estado de «no-yo», en el que uno —durante entrenamientos meditativos— solo percibe un vacío transparente en ese lugar donde el sentimiento de uno mismo estaba antes; el «yo» en este caso fluye completamente dentro de la Conciencia Divina y se funde con Esta.

Es apropiado prepararse para esto en la vida cotidiana entre otras personas, y esto es lo que Jesús también nos enseña [8]. Las siguientes etapas se explican, entre otras fuentes, en nuestros libros y filmaciones relevantes.

... Después de aprender a permanecer en los Componentes más sutiles del Absoluto y después de la cognición real de Su Grandeza Infinita —nos resulta bastante fácil someter a nuestros egos completamente—. No importa cuán grande sea la propia autoconciencia, cuando uno se da cuenta de la Inmensidad Infinita de Dios en comparación con uno mismo, uno sinceramente se rinde eliminando su «yo» al fluir dentro de Él.

Después de esto, la Fusión se hace más y más fuerte, y tal practicante domina las funciones de Dios...

<<< >>>
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto