English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Camino Recto hacia la Perfección espiritual
 

Anatomía de Dios/Camino Recto hacia la Perfección espiritual


Camino Recto
hacia la Perfección espiritual

Decenas de años de trabajo abnegado y la dedicación de un grupo de científicos que ha estudiado el espacio multidimensional y las formas de conciencia que habitan en sus estratos (eones, lokas), nos permitieron obtener nociones fundamentales que deben ser introducidas en la cosmovisión de cada persona moderna. Este conocimiento da respuestas completas a preguntas filosóficas esenciales, tales como qué es el ser humano, cómo es la naturaleza de lo Divino, cómo deben ser las relaciones entre el ser humano y Dios, cuál es el significado de la vida humana y cómo realizarlo. Hemos descrito todo esto en muchas publicaciones que lo exponen en un lenguaje sencillo y comprensible para cualquier persona intelectualmente desarrollada.

Durante nuestros estudios en este campo, hemos trabajado con decenas de Maestros Divinos, Representantes de la Conciencia Primordial. Entre Ellos, están Jesús el Cristo y algunos de Sus Apóstoles, Krishna, Huang Di, Odín, Babaji de Haidakhan, Sathya Sai y muchos Otros. Algunos de Ellos son muy conocidos ahora. Otros lo son solamente para un grupo limitado de personas encarnadas, y hay también Aquellos Que no han dejado una huella perceptible en la historia. [8]

Pero ¿qué es lo que tienen en común todos los Maestros Divinos? ¿Qué es lo que nos permite hablar de Su Divinidad? Es lo que mencionó en Su Evangelio el Apóstol Felipe, el Discípulo directo de Jesús el Cristo [8], a saber, todos los Maestros Divinos, en cierto tiempo, descubrieron el Camino hacia la Morada de la Conciencia Primordial y se establecieron en Unión con esta Conciencia convirtiéndose en Su Parte inalienable.

Con todo, entre los Maestros Divinos también existen ciertas diferencias. Por ejemplo, se Los puede distinguir por los matices sutilísimos de Amor. También difieren por el tiempo que llevan en la Morada de la Conciencia Primordial, ya que al llegar allí y establecerse, Su perfeccionamiento individual no termina, sino que sigue. Sathya Sai una vez nos dijo sobre esto lo siguiente: «Desde una semilla que brotó y luego se arraigó en Mí hasta un Árbol Universal Que da vida a todo lo existente, ustedes tendrán que recorrer un largo Camino».

Desde el punto de vista de la metodología del perfeccionamiento espiritual, es importante extraer de la gran multitud de métodos verdaderos y falsos que han existido entre las personas lo más esencial, aquello que realmente nos permite acercarnos a la Divinidad de un modo rápido y después convertirnos en una Parte de la Conciencia Primordial.

Para nosotros, científicos que tienen abundante experiencia en la comunicación viva con los Habitantes del eon superior del espacio multidimensional y con los representantes de otros eones, está claro que sólo quienes han elegido el Camino del Corazón Espiritual tienen la posibilidad de llegar, en un futuro previsible, a la Perfección espiritual en la Unión con la Conciencia Primordial. En otras palabras, sólo Quienes se transformaron durante Su estado encarnado en Corazones Espirituales grandes y Divinamente sutiles se encontrarán de hecho entre los Espíritus Santos, Quienes forman conjuntamente el Unido Nosotros del Creador.

Ahora examinemos en detalle las etapas principales del Camino espiritual.

Primero uno debe aceptar y poner en práctica los principios éticos fundamentales, propuestos por Dios que consisten en:

— renunciar a causar cualquier daño injustificado a otros seres, incluyendo las plantas. El principio «no matarás», dado a nosotros ya a través de Moisés, debe ser comprendido no sólo como la prohibición de matar a las personas, sino también como la prohibición de matar a los animales y de matar innecesariamente a las plantas.

— preocuparse por el bien de los demás y tratar de brindar ayuda desinteresada (y no fastidiosa) a todos en todo lo bueno. Mediante esta ayuda conocemos las peculiaridades psicológicas de otras personas y llegamos a ser conocedores de las almas. Además, crecemos como amor. «Dios es Amor», enseñó Jesús el Cristo, y esto significa que para acercarnos a Dios, debemos desarrollar primeramente esta cualidad.

Pero ¿qué es el amor? Es una amplia gama de estados emocionales que pueden ser desarrollados tanto a través de métodos «ordinarios»* como a través de ejercicios especiales para el desarrollo directo del corazón espiritual, el «órgano» del amor emocional. Tales técnicas especiales permiten a las personas dignas acelerar en miles de veces su evolución personal y alcanzar la Perfección en su vida actual. Esto, adicionalmente, les da la posibilidad de ayudar de una mejor manera —desde su nueva posición evolutiva— a los demás seres encarnados.

Otros principios éticos esenciales que vale la pena mencionar son:

— ser conscientes de la prioridad de la evolución espiritual;

— renunciar tanto a la competitividad en las relaciones con otras personas como al deseo de tener bienes terrenales innecesarios (para el Camino espiritual);

— renunciar a los estados emocionales groseros.*

Entonces, el corazón espiritual, que debe ser desarrollado hasta las proporciones cósmicas, es la base del avance espiritual de cada uno. En la Morada del Primordial, no hay quienes hayan llegado allí de otra manera, por ejemplo, a través de poner énfasis en el desarrollo del poder o del intelecto. Éstos últimos son importantes; no obstante, deben desempeñar solamente un papel auxiliar.

El desarrollo del corazón espiritual comienza en el chakra anahata mediante su purificación y expansión, como mínimo, hasta el volumen total de la caja torácica.

Luego el crecimiento del corazón espiritual continúa fuera de los límites del cuerpo. Este proceso se desarrolla más rápidamente a condición de practicar entrenamientos meditativos especiales en los sitios de poder pertinentes.

El crecimiento del corazón espiritual produce, proporcionalmente, el aumento del poder sutil de la conciencia individual. Aquel que se desarrolla con éxito en este camino adquiere progresivamente la facultad de vivir fuera de su cuerpo material. Esta persona puede existir como un gran corazón espiritual que supera el tamaño del cuerpo en miles y luego millones de veces. Esto permite, entre otras cosas, estudiar fácilmente el espacio multidimensional cruzando las fronteras entre los eones, con la particularidad de que, en este caso, el practicante está totalmente consciente y puede controlar tanto sus propios estados como su posición en el espacio multidimensional.

En estas etapas del desarrollo, la conciencia del practicante puede ser enriquecida con la energía Kundalini, que es una «reserva» individual de la energía Átmica acumulada anteriormente. Como resultado, surge la posibilidad de formar el Dharmakaya: una conciencia grande y sutil, compuesta por los tres dantianes. Después de esto, los chakras se unen con la Conciencia Primordial.

Al mismo tiempo, el practicante debe realizar los entrenamientos que le permiten aprender a disolverse (como conciencia) en los eones superiores (sutilísimos). Esto se conoce como Nirodhi (o Nirodha), uno de los estados Nirvánicos indispensables.

Durante tales entrenamientos el practicante aprende a llenar, consigo mismo como conciencia, no solamente el paraíso (uno de los eones sutiles del espacio multidimensional), sino también los tres eones «akáshicos»*, que son el eon de protomateria (protoprakriti), el eon con el «material de construcción» para las almas futuras (protopurusha) y el eon Átmico (Chidakasha).

Con todo, el autoperfeccionamiento debe incluir muchos otros aspectos del desarrollo de la conciencia individual, tales como, por ejemplo, el desarrollo del intelecto y el desarrollo del poder. Una de las maneras de desarrollarlos es mediante el servicio en forma de ayuda a otros seres encarnados.

A través de los métodos mencionados del trabajo espiritual, el practicante logra tener una comunicación directa y fácil con diversos Espíritus Santos, entre Quienes está Jesús el Cristo, y entonces Él y otros Representantes del Creador se convierten para tal practicante en Maestros personales y le guían hacia Dios Padre, hacia Su Morada.

Hablando en los términos utilizados por Krishna, los cuales luego se incorporaron en el vocabulario de los budistas, podemos constatar que las personas de ambos sexos, preparadas debidamente, pueden alcanzar, de la manera descrita anteriormente, el Nirvana en el Brahman (o el Espíritu Santo), luego el Nirvana en Ishvara (o Dios Padre) y luego el Nirvana en el Absoluto.

Examinando la tradición del islam a la luz de este conocimiento, podemos comprender claramente por qué Alá (el Creador o la Conciencia Primordial) habló de Sí Mismo, a través de Mahoma, usando dos pronombres: «Yo» y «Nosotros». ¡Pues Él no es una persona, sino la Totalidad de las Personas Divinas Fusionadas entre Sí!

Además, todo esto nos puede ayudar a comprender la metodología del Camino Recto indicado en el Corán, Camino del conocimiento de Alá y de la Unión con Él a través del amor obediente y devoto. Pueden leer acerca de esto en más detalle en el libro [8], donde el Gran Maestro del sufismo y aquellos Grandes Sufíes Que han recorrido el Camino Recto nos cuentan Sus historias personales.

Los materiales del libro [8], compilados mayormente de las palabras de los Representantes del Creador, Quienes alcanzaron la Perfección Divina mediante distintas tradiciones religiosas, demuestran indudablemente que Dios es uno solo para todas las personas (aunque ellas Lo llamen diferentemente en diferentes idiomas) y que la metodología de la Autorrealización espiritual del ser humano es también una sola.

Lo mismo comprueban las Biografías de los Maestros Divinos Que libraron Su «yihad interior» (la guerra santa por la Perfección) durante Sus encarnaciones en Atlántida, África, el Sudeste Asiático, entre los indígenas americanos, en los países de la cultura europea, en Rusia, etc.

Es importante destacar que el progreso en el Camino espiritual no se logra a través de inventar dioses y rendirles culto después, ni a través de los rituales o la continua pordiosería ante Dios, sino a través de esfuerzos personales concentrados en la transformación de uno mismo como alma o conciencia. ¡Esta transformación comienza con la asimilación de los principios éticos! ¡En caso contrario, Dios no deja a tal practicante acercársele!

Les invitamos a usar este conocimiento regalado a nosotros por los Maestros Divinos, aunque no puedo prometer que sea fácil recorrer el Camino entero. Sin embargo, si logran recorrer, por lo menos, una gran parte de este Camino en el tiempo que les queda hasta el fin de sus encarnaciones, aun esto creará condiciones favorables para el futuro.

¡También es importante explicar los fundamentos de este conocimiento a los niños, especialmente, todo aquello que está relacionado con la ética y con la responsabilidad por los propios actos, palabras e incluso pensamientos ante Dios, Quien espera que lleguemos a ser, como Él lo es, el Amor, la Sabiduría y el Poder Perfectos!

<<< >>>
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto